Lo más visto

Patchwork, el arte de crear con costuras

Esta técnica marca tendencia y se ha convertido en una afición para decorar en casa, porques es fácil de hacer.
Enlace copiado
Enlace copiado
El "patchwork" consiste en unir pequeñas piezas de distintas telas para crear edredones, colchas, cojines y todo tipo de objetos. El patchwork tiene un origen humilde, pues nació del reciclaje de ropa y tejidos, pero hoy en día esta técnica marca tendencia y se ha convertido en una afición que atrae a miles de personas.

El "patchwork" permite elegir los colores y los diseños que mejor combinan con los muebles o el ambiente que desees crear. De esta manera, podemos conseguir los cojines perfectos para el sofá o una manta confortable que no desentone con la decoración de la sala.

"Los amish (un grupo etnoreligioso de vida sencilla con resistencia a la tecnología y modernidad) son herederos de la cultura que los colonos europeos llevaron a Estados Unidos y el "patchwork" sigue formando parte de sus vidas", precisa Ludi Muñoz, delegada en Madrid de la Asociación Española de Patchwork.

Su origen es humilde ya que el "patchwork" nació de la necesidad. “Cuando el dinero escaseaba y las ropas se quedaban viejas, se utilizaban los trocitos que todavía servían, se unían y se creaban abrigos o mantas”, prosiguió Ludi.

El "patchwork" respira originalidad ya que el uso de pedazos de distintas telas y su creación artesanal hacen que un diseño sea difícil de repetir. Con esta técnica se pueden crear elementos decorativos y objetos prácticos, la clave está en la combinación de colores, diseño y funcionalidad. Así, un conjunto de pequeños pedazos de tela unidos entre sí, un relleno de guata (lámina gruesa de algodón que puede adquirirse en las ventas de tela) y una pieza de tela por detrás pueden convertirse en las más variadas creaciones.

Utilizar algunas piezas elaboradas con la técnica del patchwork para decorar la casa dotará a nuestro hogar de un singular atractivo. De esta manera, podemos conseguir los cojines perfectos para el sofá o una manta confortable que no desentone con la decoración del salón.

Las piezas de "patchwork" también tienen su sitio en la cocina, ya sea en forma de guantes para el horno, manteles individuales o servilletas.

Y, por supuesto, podemos llevarnos el patchwork al dormitorio. Además de las famosas colchas, edredones, cojines o alfombras muestran lo que esta técnica puede dar de sí. Dedal en mano y dando pequeñas puntadas con imaginación, podemos crear aquello que siempre hemos querido tener en cada estancia de la casa y darle al hogar un toque aún más acogedor y campestre, ya que está muy relacionado a esto último. 

Aguja, hilo, telas de colores, mucha imaginación y una pizca de paciencia son los ingredientes necesarios para disfrutar del "patchwork" y crear novedosos diseños.

Tags:

  • patchwork
  • amish
  • dedal
  • agujas
  • hilos
  • telas
  • muebles
  • hogar
  • campestre
  • rustico
  • imaginacion

Lee también

Comentarios