Lo más visto

Más de Mujer

Postergar la maternidad, ¿tiene beneficios?

Aunque la biología no esté de acuerdo, cada vez más mujeres retrasan la edad de maternidad por diversas razones, y esto tiene algunas ventajas. Hoy se celebra el Día de la Madre, una decisión que cambia vidas.
Enlace copiado
Postergar la maternidad, ¿tiene beneficios?

Postergar la maternidad, ¿tiene beneficios?

Enlace copiado

En varias partes del mundo las mujeres han decidido tener el primer hijo pasados los 30 años. Este retraso del momento de la maternidad es un signo de los nuevos tiempos y aunque los médicos afirman que, para el cuerpo, esperar demasiado no es lo recomendable, a la luz de los datos es una decisión que se toma cada vez con más frecuencia.

La psiquiatra Margarita Mendoza Burgos asegura que desde su experiencia muchas mujeres retrasan la maternidad porque “tener hijos, implica dejar de lado muchas metas, ya que hay que dedicarse a ellos y, generalmente, somos las mujeres-madres a quienes nos toca atenderlos”.

Al retrasar la maternidad “la mujer tiene mayor tranquilidad en el área profesional o laboral que desarrolla, pero a la vez, temor a que la biología nos deje mal paradas y luego nos cueste o no podamos tenerlos. Aunque, los avances de la ciencia han ayudado a superar muchos obstáculos, pero psicológicamente uno siempre piensa que puede ser una madre que se mire muy vieja o tenga menos energía... sobre todo en la mentalidad latina”, comentó la psiquiatra.

Además, Mendoza Burgos expone que al postergar la maternidad, la mujer “será más madura y probablemente más satisfecha en cuanto a sus propios logros y podrá disfrutar más su maternidad”.

Su maternidad es madura y muy responsable

Según la investigación de Elena H. Corrochano, elegir tener hijos a una edad más avanzada permite a estas mujeres “compatibilizar vida pública y maternidad, anteponiendo sus criterios de curso de vida a los normativamente establecidos (...) Ya no esperan hallar un consenso con la pareja, ni a sentirse o no preparadas para ser madres. Las mujeres entrevistadas ya han superado demasiadas coyunturas vitales como para retrasar más el deseo de la maternidad”. Están más centradas: “Haber disfrutado de la vida les permite ahora dedicarse al bebé sin añorar otras cuestiones”.

La presidenta de la Asociación Española de Psicología Perinatal, Diana Sánchez, considera que esperar tanto para ser madre significa que “llegas a la decisión con madurez, más preparada para el cambio de vida que supone tener un hijo. Y con mucha responsabilidad. Parece que las madres mayores tienen mejores habilidades maternales, son menos impulsivas y por su experiencia están mejor preparadas para este papel”.

Son más estables económicamente

Puede que hasta cierta edad haya “menos tiempo para pensar en niños, si trabajar consiste en subsistir”, piensa el doctor Agustín Ballesteros. También se lamenta de que, en muchos casos, el mundo laboral es hostil con las mujeres: “Si tienes niños resulta más difícil competir con compañeros”. Diana Sánchez critica la “importante falta de apoyo institucional y social a las familias, que implica que la falta de estabilidad, ya sea de pareja o económica, impide tener un hijo cuando se es joven”.

Tienen niños más estudiosos

Según el estudio realizado por Mikko Myrskylä, director del Max Planck Institute for Demographic Research (MPIDR), publicado en Population and Development Review, los niños nacidos de madres que rondaban los 40 cuando dieron a luz sacan mejores notas. Para afirmarlo, recogieron datos de 1.5 millones de hombres y mujeres suecos nacidos entre 1960 y 1991, y evaluaron la relación entre la edad de la progenitora al momento del nacimiento y las calificaciones obtenidas en la educación secundaria, así como el nivel de educación total alcanzado. Curiosamente, el estudio también correlacionaba la mayor edad de la madre con una mejor salud, tanto física como emocional, y con una mayor altura con respecto de sus hermanos, que nacieron cuando las mujeres tenían 20.

Lee también

Comentarios