¡Que las piernas cansadas no te detengan!

Descubre cómo prevenir la sensación de piernas cansadas y sigue estos consejos para reducir el impacto.
Enlace copiado
¡Que las piernas cansadas no te detengan!

¡Que las piernas cansadas no te detengan!

¡Que las piernas cansadas no te detengan!

¡Que las piernas cansadas no te detengan!

¡Que las piernas cansadas no te detengan!

¡Que las piernas cansadas no te detengan!

¡Que las piernas cansadas no te detengan!

¡Que las piernas cansadas no te detengan!

Enlace copiado
Calambres, pesadez, hormigueo o cansancio extremo en tus piernas. Seguramente has experimentado estas molestias que podrían desmotivarte a realizar actividad física. Hay varias causas que pueden estar detrás de las piernas cansadas. Para deshacerte de este molesto padecimiento o evitar complicaciones, toma en cuenta estas recomendaciones.

Hidrátate
Eleva tu consumo de líquidos, al menos dos litros de agua al día. Regula el consumo de sal, harinas refinadas o bebidas muy azucaradas que favorezcan la retención de líquidos y la mala circulación.

Evita las prendas ajustadas
Las prendas de ropa muy ajustadas son desaconsejables porque pueden dificultar el retorno venoso desde las piernas a tu corazón.

Evita las duchas calientes 
Trata de evitar cualquier tipo de ducha caliente, saunas, depilación con cera caliente o broncearte durante muchas horas porque estimulan la dilatación de las venas y la aparición de várices.

Mejora tu plan de ejercicios
Incluye ejercicios aeróbicos: caminata, natación o bicicleta, actividades muy beneficiosas para la circulación.

Alimentación balanceada
Una dieta rica en fibra, frutas, verduras y cereales te ayudará a mantener tu salud y evitar complicaciones, como el sobrepeso o el estreñimiento, que afecten la circulación de tus piernas.

Eleva tus piernas
Si en tu trabajo pasas largas horas sentada frente a tu computadora, es importante que en la noche le des un descanso a tus piernas. Puedes dormir con las piernas elevadas a unos 15 centímetros. También puedes acostarte en el piso y apoyar tus piernas sobre la cama formando un ángulo recto.

Descansa de los tacones
Cuando el calor es intenso, evita utilizar tacones. Elige un calzado cómodo y abierto, como sandalias o flats que favorezcan la circulación y descongestionen tus piernas.

Aplica ligeros masajes
Puedes masajear las piernas desde los pies hasta los muslos. Aplica algún aceite esencial de ciprés o romero, que son excelentes para estimular la circulación, calmar y desinflamar.

¿Cuándo conviene consultar al médico?
Es importante que prestes atención a otros síntomas. Por ejemplo, si sientes dolor constante, si notas tus piernas hinchadas durante varios días consecutivos, respiración entrecortada, cansancio o pesadez prolongada.

Ojo con la insuficiencia venosa crónica
La insuficiencia venosa crónica es la incapacidad de las venas para realizar el adecuado retorno de la sangre al corazón. Si las venas de las piernas pierden elasticidad, se deforman. Esto provoca que las diminutas válvulas que sirven para ayudar a controlar la presión y el flujo de la sangre e impedir que esta descienda, atraída por la fuerza de la gravedad, no cierren bien. De este modo, la sangre no asciende y se acumula en las extremidades inferiores, produciendo una estasis venosa, problema que se denomina insuficiencia venosa crónica (IVC) y que da lugar a várices y piernas cansadas.
 

Tags:

  • piernas cansadas
  • inflamación
  • calambres
  • ejercicios
  • salud

Lee también

Comentarios

Newsletter