¿Qué ocurre después de un trauma?

En algunos casos no se detectan signos visibles de lesiones físicas, pero se paga un precio emocional. Es importante comprender las reacciones que ocurren ante estos eventos.
Enlace copiado
¿Qué ocurre después de un trauma?

¿Qué ocurre después de un trauma?

¿Qué ocurre después de un trauma?

¿Qué ocurre después de un trauma?

¿Qué ocurre después de un trauma?

¿Qué ocurre después de un trauma?

Enlace copiado
Desastres naturales, accidentes de tránsito, asaltos, abusos físicos y emocionales, torturas, amenazas, desplazamientos forzados o conflicto armado. Todos estos sucesos pueden causar emociones distintas y fundamentalmente generar traumas, sin importar el tiempo que haya transcurrido.

“Estos momentos, acercan a la persona a una sensación de pérdida de control emocional. Es un desequilibrio psíquico causado por un evento externo que provoca un desajuste en el 'yo'”, asegura, Jorge Leonardo García, terapeuta clínico de orientación psicodinámica.

De acuerdo al especialista, algunas situaciones como recuerdos o flash-back suelen manifestarse y ocurre cuando la persona que ha pasado por una experiencia traumática de a momentos experimenta los recuerdos del hecho de forma repetitiva.

“Esos recuerdos pueden ser: olores, una palabra o un lugar que hacen que la persona se sienta invadida por ellos y revive toda la situación nuevamente”, explica García.

Es importante entender que los síntomas que se experimentan se transforman en un peso emocional, en una carga y en un posible trauma.

Indicadores emocionales 
Lo puede sufrir cualquier persona a cualquier edad; sin embargo, en la infancia y en la adolescencia es cuando las personas son más vulnerables. Estos son los indicadores más frecuentes:

Insomnio
Pesadillas por las noches, lo más habitual es recordar durante la noche el suceso que te ha causo el trauma.

Irritabilidad
Más sensibilidad a cualquier circunstancia y fundamentalmente a todas aquellas parecidas a la situación que ha dejado un trauma duradero.

Ansiedad
Nerviosismo, ansiedad y miedo ante cualquier situación cotidiana. Estos son  sentimientos que nunca experimentaste antes. 

Otras manifestaciones:
Fatiga mental, aislamiento social, rabia, resentimiento, bloqueo emocional, irritabilidad, deseos de morir o hacerse daño, impulsividad,  uso de alcohol o drogas para sentirse mejor. Entre los indicadores físicos se experimentan: fatiga física, agresividad y tensión muscular. 

El tratamiento es fundamental
Hay varias medidas que se pueden tomar para contribuir a la recuperación del bienestar emocional, luego de un desastre o experiencia traumática.

Apoyo de familiares y amigos
En casos concretos se puede encontrar apoyo a nivel social, según el  tipo de trauma que la persona sufre.

Superar los sentimientos de culpa
Algunas personas pueden sentirse culpables por el suceso que  les causó el trauma. Consideran que podían haberlo evitado o que fueron ellas quienes provocaron la situación. En estos casos, lo primero es superar ese sentimiento de culpabilidad, deben tener claro que ellas son las víctimas.

Modificar las conductas
Modificar los pensamientos, sentimientos y emociones. Es importante acudir a un profesional: en determinadas ocasiones no se tiene clara la causa del trauma. Lo principal en este caso, es descubrirla para comprender el porqué del problema y a partir de ahí poner solución. 

Comportamientos saludables 
Trata de incluir una alimentación balanceada y descansar suficiente. También puedes optar por técnicas de relajación. Es importante evitar el consumo de alcohol y drogas.

Reacciones con el paso del tiempo 
De acuerdo a la  Asociación Americana de Psicología, son varios factores que influyen en la capacidad de respuesta de cada persona:

Grado e intensidad de la pérdida.
La recuperación de los acontecimientos de larga duración que constituyen una mayor amenaza, y en los que se sufre la pérdida de vidas o la pérdida sustancial de propiedad, es mayor.

La capacidad para enfrentar las situaciones
Las personas que han pasado por otras circunstancias difíciles y estresantes pudieran enfrentar el trauma con mayor facilidad.

Otros acontecimientos estresantes. 
Las personas que han sufrido otras situaciones que les afectaron emocionalmente, como graves problemas de salud o dificultades relacionadas con la familia, pudieran experimentar reacciones más intensas ante el nuevo acontecimiento estresante, y necesitarían más tiempo para recuperarse.
 

Tags:

  • mujer
  • plenitud
  • traumas
  • psicología
  • trastornos
  • conflictos

Lee también

Comentarios

Newsletter