Lo más visto

Salsa, el toque ideal de las comidas

Las salsas son especiales para aderezar y acompañar tanto carnes como pescado, y también agregan sabor a postres fríos y calientes.
Enlace copiado
Salsa, el toque ideal de las comidas

Salsa, el toque ideal de las comidas

Enlace copiado

Las diversas salsas sirven para acompañar a los platos tanto salados como dulces, para realzar su sabor, textura y muchas veces su aroma. Algunas de ellas son capaces quitarle el protagonismo al ingrediente principal de las preparaciones y muchas de ellas se han convertido en indispensables en cualquier cocina. Suaves, picantes, frías, calientes, dulces, agrias... La variedad de salsas existentes es casi tan amplia como la variedad de platos. Casi siempre, la base de las salsas es el aceite de oliva, harina, cebolla y ajo, para agregar a platos salados y frutas para las preparaciones dulces. Atrévete a preparar las que hoy presentamos y descubre lo que las salsas pueden hacer por tus comidas.

Salsa de hongos
Ingredientes:
3 cucharadas de mantequilla
3 cucharada de harina
3 dientes ajo picados
1 cebolla picada
1 1/2 taza de caldo pollo
1/2 taza de leche
1/2 taza de crema
Sal, pimienta y perejil picado
Aceite de oliva (el necesario)
1/2 de libra de hongos cortados en láminas
1/2 de libra de hongos portobellos cortados en láminas
Ingredientes para el pollo:
4 pechugas o muslo de pollo
Harina
Sal y pimienta
Aceite de oliva
Preparación:
Condimentar con sal y pimienta el pollo, pasarlo por harina cubriendo bien todos sus lados, dorarlo en aceite caliente; luego pasarlo a un pyrex para hornearlo con la salsa de hongos. En la misma sartén en la que se doró el pollo, agregar un toque más de aceite oliva y dorar los hongos y cebolla hasta que queden suavemente dorados. Incorporar el ajo y reservar. En otra sartén derretir  mantequilla, agregar la harina, remover y cocinar hasta que dore un poco la harina. Luego ir agregando el caldo, remover para que no se formen grumos, añadir crema y leche, remover bien, condimentar y dejar que espese sin dejar de mover. Mezclar esta preparación con la de los hongos y bañar con esto el pollo, hornearlo a 250 grados durante 25 minutos. Servir y decorar con ramitas de perejil.

Salsa de ajo con miel
Ingredientes:
1 filete de pescado o atún
Sal al gusto
1/2 cucharadita de pimienta negra recién molida
2 cucharadas de aceite de oliva
3 cucharadas de miel
1 cucharadita de ajo picado
2 cucharadas de salsa de soya
2 cucharaditas de jugo de limón
2 cucharadas de cebolla picada
Preparación:
Esta salsa es especial para pescado o atún. Lavar el filete de pescado y secarlo con una toalla de cocina. Espolvorearle por encima la sal y pimienta negra en ambos lados. Calentar una cacerola. Agregar el aceite de oliva y dejar que se caliente. Mezclar la miel, el ajo, la salsa de soya y el jugo de limón en un recipiente. Colocar el filete de pescado en la cacerola caliente y cocinarlo por tres minutos cada lado. Verter la mezcla líquida sobre los filetes de pescado y dejar cocer durante tres minutos hasta que se reduzca un poco, agregar la cebolla y retirarla del fuego.  Servir caliente y decorar al gusto.

Salsa italiana de tomate
Ingredientes:
Aceite de oliva
Albahaca y orégano
1 cebolla pequeña picada y sofrita
4 dientes de ajo triturados
12 tomates maduros y pelados
Pimienta cayena al gusto
Sal al gusto
Queso Parmesano rallado
Preparación:
Poner los tomates en agua hirviendo durante dos minutos, retirarles luego la piel y dejarlos enfriar. En una sartén poner a calentar el aceite de oliva y sofreir cebolla y ajo; cuando estén dorados, retirarlos del fuego, reservarlos en la cacerola. Triturar o licuar los tomates y pasarlos a la cacerola donde estén la cebolla y ajo. Llevarlos de nuevo al fuego, remover los ingredientes para que se integren, añadir sal, cayena, albahaca y orégano, remover muy bien. Esta salsa es perfecta para acompañar pastas, ya sea corta o larga, cocinadas al dente y sobre la salsa, que debe estar caliente al igual que la pasta; espolvorear queso parmesano rallado.

Lee también

Comentarios