Mujer Luis Antonio Zazano Sacerdote Diocesano

“Siempre trato de aclarar que no soy un artista”

El padre argentino Luis Zazano compartirá con los salvadoreños, la noche del 5 y 6 de febrero, dos conferencias a beneficio de la ampliación de la Parroquia San Benito.
Enlace copiado
“Siempre trato de aclarar que no soy un artista”

“Siempre trato de aclarar que no soy un artista”

Enlace copiado

Hablar de Dios en pleno siglo XXI no es tarea fácil. El religioso Luis Zazano cariñosamente conocido como el padre de los WhatsApp, lo sabe muy bien. Él compartía audios diarios con el evangelio y reflexiones a grupos de WhatsApp y jóvenes. Estos se hicieron cada vez más populares y explica que uno de sus propósitos es hacer de las redes sociales una herramienta para compartir el mensaje de Dios. Sus meditaciones son compartidas en Misioneros digitales. Tiene 33 años, estudia su Licenciatura en Orientación Familiar y viene a compartir su experiencia de fe con los salvadoreños.

¿Cuándo descubrió su vocación para ser sacerdote?

No vengo de una familia católica ni de una familia comprometida a la fe de la Iglesia, yo aproximadamente me convertí a los 17 años, cuando la que era mi novia me invitaba a que fuera a misa, a que compartiera con ella. Siempre había soñado con casarme, tener una familia, hijos, me encanta la medicina y ya estaba en los preparativos... La decisión me produjo mucha paz y siempre me quedó grabado eso: “Luis la decisión que tomes te tiene que dar paz interior, alegría y sobretodo humildad”. Si esas tres cosas están en una decisión que vas a tomar, viene de Dios y hoy estoy acá.

¿Qué significa ser un religioso en plena era digital?

No hay que esperar a que la gente vaya a buscar al cura, el sacerdote es quien debe de buscar a la gente. No buscarlos puerta por puerta, sino algo más íntimo, celular por celular, internet por internet, Facebook, Instagram, Twitter, los medios hay que usarlos. Algo que ya venía proponiendo el papa Benedicto, pero que el papa Francisco dio auge cuando comenzó a publicar cosas en Twitter y habilitó Instagram. Hoy el sacerdote sabe que tiene un arma muy interesante. Así como San Pablo agarró la pluma y comenzó a escribir... Hoy el arma es el celular y hay que trabajar con el celular.

¿Cómo toma la decisión de evangelizar en las redes sociales?

Y sí que es una herramienta. A través de Twitter y Facebook he pasado de las 200,000 personas a las que uno puede llegar con un mensaje concreto, preciso, práctico. La evangelización no es un sistema de adoctrinamiento rígido, es un proceso un entusiasmo y los medios de comunicación son ayuda, pero sin abusar.

¿Cómo conlleva su popularidad con su rol como sacerdote?

Lo busco y lo necesito (el tiempo a solas). Soy muy celoso de mi tiempo de oración, del silencio. Siempre trato de aclarar que no soy un artista, no soy una estrella, más bien soy un estrellado (bromea entre risas). Pero creo que lo fundamental es que no soy ni más ni menos cura que otro. No soy ni mejor ni peor. Dios nos da la gracia de la misma manera a todos pero sí muchas veces me da miedo todo este estado de popularidad.

Lee también

Comentarios

Newsletter