Signos de problemas en tu articulación temporomandibular

Según recientes estudios de la Asociación Americana de Dolor Facial, una de la mayor consulta de los pacientes hoy en día es por la incertidumbre de tener algún tumor en la cabeza por los diferentes malestares que siente; sin embargo, es un dolor de origen facial, el manejo directo debe ser por el especialista en esta rama en odontología, acompañado de láser terapia y en algunas ocasiones fisioterapia.
Enlace copiado
Signos de problemas en tu articulación temporomandibular

Signos de problemas en tu articulación temporomandibular

Signos de problemas en tu articulación temporomandibular

Signos de problemas en tu articulación temporomandibular

Enlace copiado
He escuchado, en muchas ocasiones, la desesperación en mis pacientes que han recurrido a tomografías, consultas con el neurólogo, otorrino, pero he tenido el honor y privilegio de curar y detener estos malestares con el diagnóstico minucioso y plan de tratamiento adecuado.

La articulación temporomandibular es la responsable de dirigir los movimientos de la mandíbula, rodeada por músculos, sistemas vascular, nervioso y ligamentos que puede ser fácilmente dañada con un trauma directa a ella, por el bruxismo (apretar/rechinar dientes), estiramiento muy grandes de la boca al abrirla o por haberla tenido un largo período de tiempo abierta durante algún procedimiento, pero de todas la más común hoy en día es el bruxismo. A esto le podemos sumar el no tener la dentadura completa, ansiedad, problemas o trastornos respiratorios, hábitos no adecuados, disturbios al dormir, entre otros.

Es poco usual que el paciente esté consciente del hábito de apretar dientes, es más, son muy pocos los que lo reconocen o admiten hacerlo, pues, normalmente, llega a consulta porque ya está desesperado por no encontrar el tratamiento ideal y utilizar un dispositivo en su boca por la noches, porque no es tan fácil aceptarlo, sino hasta que llega a la desesperación. Los signos para acudir a consulta son fatiga crónica, sensación de no descansar, dolores de cabeza, mareos, visión borrosa, dolor al masticar comidas muy duras; estas sin realizar un diagnóstico intraoral.

Aparte de la terapia con una guarda oclusal, siempre recalco que no es simplemente entregar un acetato al paciente y se va a casa, deber ir acompañada de una terapia neuromuscular, que dura aproximadamente tres semanas, las terapias con láser de baja intensidad liberan la tensión muscular y desinflama mucho la zona. Siempre hay consejos que deben seguir en casa como:

-Concienciar de mantener la mandíbula relajada durante el día, pues los dientes no están diseñados para pasar en mordida todo el día.

-Reducir el tamaño de los alimentos y evitar todos aquellos de consistencia muy dura. Evite mascar chicle, pues esto causa fatiga muscular. Incluso es recomendable reducir la cantidad de cafeína, pues esta aumenta la ansiedad y por añadidura la tensión muscular.

-Evitar morder lápices, uñas o introducir objetos en su boca.

- Corregir la posición para dormir y utilizar una guarda o férula oclusal miorrelajante. Ni las rígidas ni las blandas resuelven el dolor y molestias.

-No permita que el estrés lo domine, busque maneras alternas de estar relajado como ejercicio, masajes, practicar algún hobby, pues la fatiga crónica exacerba la molestia.

-Podría darse fármacos, pero no necesariamente analgésicos, la glucosamina, complejo B son en muchas ocasiones necesarias.

Afortunadamente con el diagnóstico minucioso y el plan de tratamiento adecuado, el alivio de los signos y síntomas pueden desaparecer en cuestión de cuatro semanas, aunque la causa persista.

Tags:

  • odontología
  • problemas
  • articulación temporomandibular
  • mandíbula
  • músculos

Lee también

Comentarios

Newsletter