Lo más visto

Tartamudez: un trastorno del habla

Este trastorno se puede curar perfectamente en un 80 % durante la infancia. Descubre más sobre cómo afecta al desarrollo emocional y físico.
Enlace copiado
Enlace copiado
“Es una tendencia a repetir los sonidos, las sílabas y las palabras al inicio de la oración”, explica la psiquiatra Margarita Mendoza Burgos. A su vez, el tartamudeo suele ser común cuando el niño inicia el lenguaje, pero si se deja pasar, puede convertirse en un problema severo. “Suele presentarse sobre todo antes de los tres años, dado que a partir de esta edad se va considerando más difícil hablar por sí mismo”, añadió Burgos. Asimismo, este trastorno aparece con mayor frecuencia cuando los niños están cansados, agitados, tensos, entusiasmados o se les presiona para que hablen.

“Aunque no es tan común y en la mayoría de los casos puede remitir por sí solo, lo más importante es no hacerle burla ni apresurarles para que hablen y digan lo que desean decir”, aconsejó.

La especialista aseguró que las causas suelen ser genéticas en un 60% de los casos. A esto, también se le suman causas como: problemas en el desarrollo del habla, retrasos en el desarrollo general, diferencias cerebrales para procesar el lenguaje, niños con actividad alta o elevada, niños inquietos o con rápida velocidad del habla.

Las consecuencias de este trastorno pueden ser severas para el menor; la baja autoestima, ansiedad y tensión pueden deteriorar su desarrollo. Incluso, “el niño puede rechazar hablar en situaciones sociales adonde sabe tendrá que hacerlo, por lo tanto se puede ir dando aislamiento social y por ende escolar”, explicó.

Además, la intensidad de la tartamudez puede cambiar según diversos factores que mencionó Univision.com, entre ellos destaca la persona con la que está hablando, pues los niños se ponen más nerviosos con desconocidos; el mensaje que quieren comunicar, dado que si el niño, por ejemplo, quiere contar un problema a su madre puede que tartamudee con mayor intensidad, puesto que ese mensaje que quiere transmitir le produce ansiedad. Otro factor es el contexto en el que se produce la comunicación, pues las situaciones y lugares estresantes la acentúan (por ejemplo, cuando un profesor le pregunta y no conoce la respuesta) y su estado de ánimo, dado que si está triste, asustado o enfadado quizás tartamudee más al hablar.

¿Cómo actuar?

Desde el inicio de cualquier síntoma, los padres deben estar atentos; escuchar pacientemente al niño, mirarlo a los ojos, no interrumpirlo y mostrarle amor y aceptación; evitar terminar oraciones por él; hablar abiertamente acerca del tartamudeo cuando el niño lo mencione, aconsejó la especialista.

Respecto al tratamiento, es necesario saber que a partir de los tres años es aconsejable acudir a una experta en logopedia o terapia del lenguaje para que le ayude a superar el problema.

Tags:

  • tartamudez
  • dra. margarita mendoza burgos
  • desarrollo de lenguaje
  • infancia

Lee también

Comentarios