Tips para reconquistar a tu esposa

Al transcurrir el tiempo, nuestra relación de pareja sufre fricciones.
Enlace copiado
Enlace copiado
Hay desacuerdos, malas miradas, ofensas: nos hacemos daño el uno al otro. ¿Puede soportar tanto daño el amor? En cierta ocasión, platicando con mi esposa le pregunté: ¿Cómo está tu amor por mí? Aunque esperaba una respuesta como: “Te amo más que antes” o algo parecido, la respuesta fue: “Siento que te amo menos, y temo que cada día que pasa mi amor disminuye”. Fue algo que estremeció mi corazón y en ese momento comenzó uno de los retos más hermosos de mi vida: reconquistar a mi esposa. Aunque aún sigo en ese proceso, algunas de las tácticas que he implementado son:

Tratarla como una verdadera dama. Le pedí que al entrar o salir por una puerta, siempre esperara a que yo le abriera. Al inicio, se quedaba parada frente a la puerta y yo no entendía por qué; inmediatamente lo recordaba: “¡Ah!... ella está esperando que yo le abra ”.

Aprendí a mostrar mi sensibilidad. Apoyarla en sus momentos tristes y a no criticarla al mostrar sus sentimientos.

Comencé a tratarla con delicadeza, como se trata a un vaso frágil, cuidando de cada palabra, de no ofenderla.

Busqué que ella sintiera admiración por mí.

Desde ese día nunca olvidé decirle, varias veces en el día, palabras bonitas.

No desperdicié más el tiempo en discusiones estériles, sino, me esforcé por pasar más tiempo juntos, compartiendo gratos momentos.

Cuando comemos juntos, le doy de comer en su boca con mi cubierto o cuchara.

Hice mías sus actividades, me interesé y compartí lo que ella hacía. Cocinamos, escribimos, reímos, cantamos, oramos; sus intereses ahora también son míos.

Así comencé a comportarme como un verdadero esposo, porque el matrimonio es para toda la vida.

Tags:

  • matrimonio
  • problemas
  • tiempo
  • amor

Lee también

Comentarios

Newsletter