Lo más visto

Tres claves para educarlos en inteligencia emocional

Las agendas saturadas de los pequeños les privan del tiempo libre necesario para conocer y gestionar cómo se sienten.
Enlace copiado
Tres claves para educarlos en inteligencia emocional

Tres claves para educarlos en inteligencia emocional

Enlace copiado

¿Conocen nuestros hijos sus emociones?, ¿saben cuándo están enojados, frustrados, nostálgicos, alegres? Esto servirá para meditar que muchas veces como padres, le damos escasa importancia a los sentimientos de nuestros hijos.

Ante ello, es importante que como padres orientemos a nuestros hijos a descifrar sus sentimientos y no enfocar sus logros solo en resultados externos, dado que en la actualidad la enseñanza escolar se centra en las materias que tienen que ver con los conocimientos lógicos, el mundo externo y el lenguaje formal, pero se concede muy poco espacio al autoconocimiento, a pesar de que las emociones constituyen una fuente única de orientación, porque nos guían e informan sobre lo que nos sucede.

Los niños sabios

Un niño que crece rodeado de respeto hacia su mundo emocional tiene más probabilidades de ser una persona equilibrada. Quien conoce y tiene en cuenta sus emociones es alguien que funciona desde dentro, hacia afuera, con mayor coherencia entre los distintos centros: corporal, mental y emocional. Si un niño se escucha a sí mismo, elegirá mejor a sus amigos, disfrutará de sus juegos, se defenderá antes y mejor en los conflictos, soportará las frustraciones con menos estrés, será más solidario, empático y menos manipulable.

La forma en la que los niños gestionan, conocen y expresan sus emociones está condicionada por cuestiones como el sexo, la educación, la cultura o la religión. En general, las niñas son más verbales y conocedoras de sus emociones.

Tiempo libre

El tiempo libre es un factor importante a la hora de que los niños conozcan sus emociones. Es la semilla de la que surge el autoconocimiento, para comprender lo que sentimos y cómo gestionarlo, pero “ni la sociedad ni el sistema educativo permiten espacio libre ni tiempo para la reflexión sosegada sobre nuestras emociones. Estoy cansado de ver niños con una agenda tan llena y ocupada de deberes y actividades extraescolares, que no les queda tiempo para jugar y mucho menos para reflexionar”, explica Javier Andrés Blumenfeld, pediatra del hospital de El Escorial en Madrid. Y todo ello, a pesar de que “una adecuada formación emocional en los niños ayuda a encontrar sentido a nuestros actos”, añade.


La perseverancia se aprende

La inteligencia es útil para que los niños tengan éxito en el colegio, más adelante en la profesión y en general en la vida, pero no es ninguna garantía. Al menos son tan importantes desarrollar cualidades como la disciplina y la perseverancia.
Es bien frecuente que digamos “es que en lo que le gusta lo hace bien”, pero ¿cuánto rol en esto desempeña en el niño o en el adolescente la tolerancia a la frustración, la capacidad de esfuerzo, su perseverancia?, creo que son preguntas que conviene como padres demos respuesta porque con estas habilidades sí se pueden llegar a cumplir objetivos.

En la renuncia fácil al primer fallo o al obstáculo puede intervenir el temperamento y factores cognitivos, pero también el modelo transmitido por los padres. La resistencia no es innata, el perseverar en una tarea difícil los niños la pueden aprender de sus padres desde temprana edad, como punto de partida en el hecho mismo de guiar, de orientarlo a que lo haga, a evitar el asistencialismo, es decir, hacer algo por el niño que por sí mismo puede hacer, o darle todo aquello que pide transmitiendo un mensaje equivocado de que básicamente todo es fácil.

Enseñando el valor del esfuerzo, de que perseverando puede alcanzar cosas buenas y también sin subestimar su capacidad de aprendizaje por el hecho de ser niño, démosle la oportunidad de aprender habilidades que le servirán en su vida y ahora de que pueda crecer autónomo y seguro.

Alejandra Rivera
Psicóloga y directora del Centro PE y DE Facebook.com/centropeyde

Lee también

Comentarios