Lo más visto

Más de Mujer

Tu forma de tratarlos forjará su personalidad

Diversos factores pueden afectar el desarrollo de tus hijos. La violencia familiar es uno de ellos: ataca sus sentimientos y su carácter.
Enlace copiado
Tu forma de tratarlos  forjará su personalidad

Tu forma de tratarlos forjará su personalidad

Tu forma de tratarlos  forjará su personalidad

Tu forma de tratarlos forjará su personalidad

Tu forma de tratarlos  forjará su personalidad

Tu forma de tratarlos forjará su personalidad

Tu forma de tratarlos  forjará su personalidad

Tu forma de tratarlos forjará su personalidad

Enlace copiado
Signos como la irritabilidad, agresividad o impulsividad son solo algunos ejes conductores que rigen el comportamiento de los niños que están en un entorno violento, específicamente en el ambiente familiar.

“Un niño expuesto a un ambiente de violencia ya no sale a jugar, ya no tienen amigos, se aísla, no se siente bienvenido, es retraído y, cuando le pasa algo, lo resuelve de forma inadecuada o de repente se queda callado”, expresó la psicóloga Rosemary Kattán de Santos, de Infant Center.

Según UNICEF, son 275 millones de niños de todo el mundo los que sufren a causa de la violencia doméstica y padecen las consecuencias de una turbulenta vida familiar.

¿Cuáles serían las consecuencias? Principalmente, según Kattán, esto perjudicaría el desarrollo evolutivo a corto, mediano o largo plazo del menor; e, inevitablemente, le puede originar secuelas físicas, emocionales y psicológicas.

“Los niños afectados por la violencia ejercida por sus padres pueden sufrir de insomnio, falta de concentración y escaso rendimiento escolar, enuresis, terrores nocturnos, falta de apetito, ira, depresión, estrés, ansiedad, y otros”, agregó.

Educación sin violencia

Es necesario que los padres adopten un estilo de educación sin violencia. Según la especialista, es necesario e importante que los padres aprendan a controlar sus impulsos, educándose y sanando sus heridas del pasado.

“Muchas veces el adulto maltratador del presente fue un niño maltratado que inconscientemente está reproduciendo el patrón que aprendió en su casa desde la niñez”, expresó Kattán.

Además, los padres deben comprender que, si se educa a un menor con violencia, indirectamente se le enseña que esta es una forma de vida normal, que desencadena una interminable situación de problemas sociales.

¿Qué hacer?

Los padres deben asegurarse de que su hijo sienta que es amado y bienvenido a su vida, para forjar su autoestima y su seguridad. Asimismo, expertos afirman que el apoyo con estimulación temprana, donde se le brinde una educación con valores y llena de optimismo, hará que el menor tenga un mejor comportamiento.

Los principios fundamentales del informe de un experto independiente para el estudio de Naciones Unidas sobre la violencia contra los niños expone que no hay ningún tipo de violencia contra los niños que pueda justificarse. A su vez, dicta que toda la violencia contra los pequeños puede prevenirse.

“Un niño feliz no solo es más alegre y tranquilo, sino que es más susceptible de ser educado, porque la felicidad le hace creer que el mundo no es un lugar sombrío hecho solo para su mal, sino un lugar en el que merece la pena estar. Y no creo que haya una manera mejor de educar a un niño que hacer que se sienta querido. Y el amor es básicamente tratar de ponerse en su lugar”, expuso el escritor español Gustavo Martín Garzo en El País.

Tags:

  • ser padres
  • hijos
  • violencia
  • personalidad
  • licda. rosemary kattán de santos
  • infant center
  • unicef

Lee también

Comentarios