Tumor desmoplásico neuroepitelial

Es un tumor poco frecuente de entre los tumores cerebrales y se presenta, sobre todo, en edades pediátricas. Además, representa menos del 1 % de todos los tumores cerebrales infantiles.
Enlace copiado
Tumor desmoplásico neuroepitelial

Tumor desmoplásico neuroepitelial

Tumor desmoplásico neuroepitelial

Tumor desmoplásico neuroepitelial

Enlace copiado
Crecen lentamente y, en general, se acompañan de sobrevida pero con discapacidades importantes en los pacientes. No tienen alto potencial metastático, lo que significa que están localizados en la mayoría de los casos.

Los síntomas que presenten estarán en función del lugar donde hacen su aparición y la velocidad de crecimiento que tengan. Cuando aparecen en el cerebro generalmente lo hacen en los lóbulos temporales y solo hasta que son muy grandes tienden a dar dolor de cabeza o convulsiones.

Pero si lo hacen en el canal de la médula espinal, el dolor es un síntoma frecuente y poco a poco hay más discapacidad de movimiento. Estos tumores son de origen incierto y se cree que son remanentes de los tejidos que el niño tenía cuando crecía adentro del vientre materno.

El tratamiento en todos los casos es cirugía. Cuando esta no es posible de efectuar por diferentes razones, como, por ejemplo, que no es factible, está contraindicada por las condiciones del niño o no retira el tumor por completo, el tratamiento debe ser radioterapia con equipos de alta tecnología para evitar daño a los tejidos sanos del paciente.

Los síntomas frecuentes y que deben motivar la consulta con el neurólogo pediatra son:

1. Dolor de cabeza. Especialmente si es de más de dos semanas de duración y está tanto por la noche y cuando el niño se levanta por la mañana.

2. Si hay pérdida del equilibrio o el niño sufre caídas frecuentes sin explicación.

3. Cuando presenta dolor en la columna sin golpes previos.

4. Si se observa cambios en los hábitos de sueño o convulsiones.

Finalmente, otros síntomas comunes para los tumores cerebrales, sin importar la clase de la que sean, son: vómitos persistentes, especialmente si son momentos después de comer; convulsiones; comportamientos anormales en los niños, como agresividad o cambios de conducta inexplicables.

Cuando alguno de los anteriores problemas se presenten debemos acudir a la consulta para análisis, examen físico y estudios de imagen. El estándar diagnóstico es la resonancia magnética, pero un TAC cerebral NO es útil en estos casos y no debe indicarse amenos que se sospeche hidrocefalia o sangrado cerebral. Cuidar de nuestros niños es un privilegio.

Tags:

  • tumores cerebrales
  • cerebro
  • lóbulos
  • síntomas

Lee también

Comentarios

Newsletter