Un saludable menú infantil

Las vacaciones son un gran momento para dedicarle a los niños. Es un tiempo que se puede aprovechar para desarrollar un menú saludable, en el que se sientan involucrados.
Enlace copiado
Refrigerio    Sándwich de pollo o atún con lechuga y tomate. La nutricionista aconseja que puedes puedes acompañar el refrigerio con una manzana o fruta de estación. O bien pueden ser snack de frutos secos como nueces, almendras o pasas. Un refresco de manzana, refresco de cebada o agua.

Refrigerio Sándwich de pollo o atún con lechuga y tomate. La nutricionista aconseja que puedes puedes acompañar el refrigerio con una manzana o fruta de estación. O bien pueden ser snack de frutos secos como nueces, almendras o pasas. Un refresco de manzana, refresco de cebada o agua.

Enlace copiado

Los más consentidos del hogar ya están de vacaciones y es importante que, mientras disfruten de su tiempo libre, complementes su alimentación con una variedad de nutrientes.

De acuerdo con la nutricionista-dietista Sofía Escobar, es importante que, mientras estén en casa, elabores un plan de refrigerios con el cual los niños estén involucrados para tomar en cuenta sus gustos y preferencias.

“Es importante involucrar a los niños, tomarlos en cuenta para planificar y  respetar sus gustos”. 
Sofía Escobar, Nutricionista-dietista

“A veces los niños no comen nada porque no se involucran en la planificación de sus refrigerios como algo un poco más divertido”, aseguró Escobar.

Los snacks o meriendas más atractivos para los más pequeños sin duda son las galletas, pero debes tener especial cuidado que sean galletas sin relleno, galletas de avena o de granos enteros como la granola o las barras energéticas.

Aunque la fruta juega un papel fundamental, la especialista señala que “hay que tener especial cuidado con la fruta, casi siempre buscar que no sea muy madura, porque entre más madura esté más azúcar tiene”.

También puedes elaborar un sándwich pequeño con quesos bajos en grasas; por ejemplo, el queso mozarella y acompañarlo de jamón de pavo o tienes la posibilidad de combinar estos ingredientes con pan árabe o tortillas de maíz.

“Es importante que no ocupemos los alimentos como premio-castigo, porque empezamos a catalogar los alimentos como malos o buenos y no se trata de eso. A veces con escribirles una nota o un dibujo les va a sorprender y van a comerse el refrigerio con muchas más ganas”, detalló la nutricionista.

Enséñale a comer

La doctora Mercedes Juste, pediatra y especialista en digestivo y nutrición infantil, explicó para Efe que a “los niños con falta de peso hay que enseñarles a que en poco volumen tengan suficientes alimentos y calorías, y que lo que coman sea lo imprescindible. Que hagan varias comidas al día, no solo desayuno, almuerzo y cena”.

En cuanto a los niños con exceso de peso, la doctora lo sitúa en los hábitos adquiridos. Aquí las raciones deben ser correctas, con menor aporte calórico en el mismo volumen.

Lee también

Comentarios

Newsletter