Vacuna del papilomavirus no abre la puerta al sexo de riesgo

Un nuevo estudio mostró que la vacuna contra el papilomavirus no altera en ningún modo el comportamiento sexual de quien la recibe.
Enlace copiado
Los científicos valoraron las enfermedades de transmisión sexual (ETS) que habían sufrido las chicas tanto antes como después de la vacuna.

Los científicos valoraron las enfermedades de transmisión sexual (ETS) que habían sufrido las chicas tanto antes como después de la vacuna.

Vacuna del papilomavirus no abre la puerta al sexo de riesgo

Vacuna del papilomavirus no abre la puerta al sexo de riesgo

Enlace copiado
Entre de los argumentos que a menudo esgrimen quienes están en contra de vacunar a las adolescentes contra el papilomavirus es que la inmunización podría invitar a un inicio precoz de la actividad sexual o propiciar prácticas de riesgo por una falsa sensación de protección total.

Sin embargo, los datos disponibles no apoyan esta tesis. Hace poco más de dos años, un estudio en Pediatrics mostró que esta vacuna no altera en ningún modo el comportamiento sexual de quien la recibe y, ahora, un nuevo trabajo publicado en JAMA Internal Medicine ratifica sus conclusiones y señala que su uso no se asocia con una vida sexual poco segura, menciona ElMundo.es.

En esta ocasión, un grupo de investigadores de las Universidades estadounidenses de Harvard y Southern California, realizaron un seguimiento entre 2005 y 2010 a 21,610 chicas que se habían vacunado frente al papiloma entre los 12 y los 18 años y los compararon con otras 186,501 jóvenes de las mismas edades y procedencia que, en cambio, no habían no habían recibido la inmunización.

Entre otras cosas, los científicos valoraron las enfermedades de transmisión sexual (ETS) que habían sufrido las chicas tanto antes como después de la vacuna –en caso de haberla recibido– en un intento por averiguar si el “pinchazo” había provocado algún efecto en su comportamiento y, en última instancia, si había generado una especie de licencia para el sexo sin protección.

Los resultados mostraron que “la vacuna frente al papilomavirus no se asociaba con un incremento en las enfermedades de transmisión sexual”, lo que, según los investigadores, demuestra que la vacunación no promueve las relaciones sexuales sin protección.

En la revista médica, los investigadores subrayan que las tasas de ETS eran más altas entre las mujeres vacunadas, pero esta diferencia era palpable tanto antes como después de la inmunización, por lo que no puede achacarse a la vacuna ningún cambio de comportamiento.

Es posible, sugieren, que en EUA las mujeres activas sexualmente sean más proclives que el resto a solicitar la vacuna ya que saben que tienen más riesgo de adquirir el virus del papilomahumano.

En el país norteamericano, apenas un tercio de la población femenina de 13 a 17 años ha recibido la vacuna que se recomienda para la inmunización.

Tags:

  • sexualidad
  • jóvenes
  • papilomavirus
  • prevención

Lee también

Comentarios

Newsletter