Lo más visto

Vamos por un wok a la playa El Tunco

Take a Wok es una de las más recientes propuestas que existen en la playa El Tunco, en Tamanique, La Libertad. Con su concepto de comida asiática ha logrado atraer a extranjeros y salvadoreños, quienes lo visitan por tener un menú creativo y nutritivo.
Enlace copiado
A disfrutar.  En Take a Wok el comensal obtiene un plato de 300 a 500 calorías y muy balanceado. Incluye verduras, proteínas y carbohidratos. Una de las razones por las cuales el menú es muy codiciado.

A disfrutar. En Take a Wok el comensal obtiene un plato de 300 a 500 calorías y muy balanceado. Incluye verduras, proteínas y carbohidratos. Una de las razones por las cuales el menú es muy codiciado.

Todo un show.  El visitante aprecia desde un bar cómo preparan este manjar en el wok (cacerola). Esa combinación entre ahumado y fresco de los alimentos deleita.

Todo un show. El visitante aprecia desde un bar cómo preparan este manjar en el wok (cacerola). Esa combinación entre ahumado y fresco de los alimentos deleita.

Vamos por un wok a la playa El Tunco

Vamos por un wok a la playa El Tunco

Enlace copiado
Una pequeña palapa o rancho de paja, ubicada en la playa El Tunco, La Libertad, es el punto donde visitantes extranjeros o nacionales encuentran el lugar perfecto para darse los placeres más deliciosos propios de la comida asiática. Su nombre lo dice todo, se trata de Take a Wok, un concepto de comida china, pero “no la tradicional”, sino, como lo explica uno de los cinco socios (todos surfistas), “una cocina de primer nivel” con un menú nutritivo y diferente.

Y es que el menú es tan dinámico que el visitante puede preparar su propio plato en cuatro pasos. Primero, se decide o por un arroz frito, arroz blanco, fideos especiales. Una vez escogió esa base, a decidirse por el tipo de carnes: cerdo, res, pollo y camarones. Como tercer paso escoge la salsa. Take a Wok se ha “inventado” una a base de jengibre con guayaba, y otras más y que ofrecen un picante sutil a cada plato. Sigue uno de los pasos más difíciles ya que se trata de escoger un toping (como si fuera armar un sorbete), de más de 12 que existen, entre ellos semillas de marañón, piña y retoño de soya.

Luego el chef enciende un turbo compresor que tira aire y eso levanta una flama azul (a 400 grados centígrados) que le da una cocción rápida e inmediata a los ingredientes. Las verduras crujientes y las carnes en su mejor punto. Servido su plato, lo acompaña con una bebida refrescante y natural. ¿Qué tal una limonada con albahaca?

Tags:

Lee también

Comentarios