Más de Obituarios

Julio César Salaverría Cáceres entregó su alma al Creador

El doctor Julio César Salaverría Cáceres fue llamado a la presencia del Señor el pasado sábado 17 y recibió cristiana sepultura el domingo 18. Este día a las 6 de la tarde se oficiará una misa por su descanso eterno en la parroquia El Carmen.
Enlace copiado
Enlace copiado

Rodeado del cariño de su familia, confortado con los santos Sacramentos de la Iglesia Católica y con la bendición papal, impartida por el padre Manuel Conessa, el doctor Julio César Salaverría Cáceres entregó su alma al Creador este sábado 17 de marzo.

Sus padres fueron Julio César Salaverría Chacón y Gloria Cáceres de Rodríguez, ambos de grata recordación. Sus hermanos: José Miguel Salaverría Cáceres y Fita de Pérez-Benitoa.

Julio César Salaverría Cáceres realizó sus primeros estudios y los de bachillerato en el Liceo Salvadoreño. Luego cursó estudios de Medicina General en la Universidad de El Salvador. Su posgrado y especialidad en Urología los estudió en Londres, Inglaterra.

El recordado doctor, que nació el 29 de septiembre de 1946, recibió cristiana sepultura el domingo 18, posteriormente a una misa de cuerpo presente oficiada por el padre Manuel Conessa.

Un ciudadano que deja huellas

El doctor Julio César fue uno de los precursores del procedimiento médico de trasplante de riñón en el país y formó parte del equipo de trasplante renal realizado en El Salvador, el 7 de enero de 1985. También fue uno de los fundadores de la Teletón y uno de los primeros presidentes de FUNTER.

Julio César fue admirado por muchos colegas y personas cercanas por su entrega a las causas nobles, también por su amor a su profesión, a Dios y a su familia.

“Fue una persona muy humana, siempre ayudó por medio de su especialidad a muchas personas”, dijo su esposa, Carmen Elena Cerasuolo de Salaverría.

El reconocido urólogo, además de ser una gran apasionado por la medicina, también se emocionaba mucho por la caficultura. Fue miembro y director de la junta directiva de la Cooperativa San José La Majada.

También fue miembro y director de Corporación Desarrollo, y de Publicidad Comercial; además, fue director médico de la Aseguradora AIG –hoy Aseguradora ASSA–, donde lo recuerdan como una persona sencilla y humanitaria, así como un maestro, consejero y amigo.

Fue jefe del servicio de Urología del Hospital Militar y del Instituto Salvadoreño del Seguro Social; también fue jefe de médicos residentes del Hospital San Rafael de Santa Tecla, además creó la sección de especialidad de urología en el Hospital Roma.

“Qué triste es pasar por este mundo y no dejar una huella. Yo dejaré la urología, hasta que la deje en el Hospital Roma”, fue una de las frases constantes del doctor, quien siempre estuvo al servicio de la comunidad, según lo expresó su esposa, quien añadió que junto a Julio César formó un matrimonio lleno de la gracia de Dios, donde siempre se manifestaban el amor a la familia, el respeto, la unidad, la comprensión y el amor y la solidaridad con el prójimo.

Julio César fue una mano amiga para los niños del Hogar del Padre Vito Guarato.

A su partida lo lloran su esposa, Carmen Elena, sus hijos: Ana Julia, Karla María, Carmen Elena y Julio; así como sus nietos, demás familia y aquellos que tuvieron la oportunidad de conocerlo. Este día, a las 6 de la tarde, en la parroquia El Carmen, se oficiará el final del triduo de misas por su descanso.

Lee también

Comentarios