Lo más visto

10 preguntas y respuestas

El Salvador vive un intenso y desafiante proceso político. Durante las últimas cinco décadas ha habido todo tipo de gobierno y los hechos indican que (1) los gobernantes han defraudado a los gobernados, (2) la violencia delincuencial tiene de rodillas a los salvadoreños y (3) miles de compatriotas continúan buscando mejores oportunidades en el exterior. En este contexto y en sintonía con los avances en materia de libertad de expresión, se presentan diez preguntas para contribuir al debate público sobre la realidad nacional y el próximo gobierno.
Enlace copiado
Rafael Ernesto Góchez / Colaborador de LA PRENSA GRÁFICA

Rafael Ernesto Góchez / Colaborador de LA PRENSA GRÁFICA

Enlace copiado

¿Qué tendrán de especial las elecciones presidenciales de 2019? La participación de una naciente y retadora fuerza política y la intención de los partidos tradicionales de girar hacia el centro. Lo destacado es que –sin haber propuestas– los medios y redes sociales están desplegando preferencias. Esta tendencia vaticina una contienda electoral llena de ilusiones.

¿Qué riesgo corre el sistema político? Los partidos políticos están en aprietos. Las elecciones de 2019 son cruciales para la gobernabilidad democrática y el rumbo del país. Si se crean falsas expectativas y hay un mal gobierno, podrían escalar los anarquistas y el caos.

¿De haber una votación similar a la de años anteriores, cuál es el pronóstico para 2019? Según las encuestas de opinión será una competencia de tres contendientes y es probable que haya segunda vuelta, lo cual les obligaría a hacer alianzas y a precisar sus propuestas.

¿Las encuestas están indicando algo diferente para la votación 2019? Sí, miles de ciudadanos están hartos de los políticos tradicionales y quieren algo diferente. Esto sugiere que las emociones superarán a los argumentos y el carisma de los candidatos será decisivo.

¿En qué temas coincidirán los aspirantes presidenciales 2019? En reforzar la lucha contra la corrupción y el uso de la fuerza pública para recuperar el control territorial. Estas acciones tienen un amplio apoyo ciudadano, suman votos y son necesarias, pero no son suficientes.

¿Está definido el problema de la violencia delincuencial? Hay divergencia y desconcierto al establecer las causas determinantes de la violencia delincuencial. Tres acciones estratégicas son: reforzar la cohesión social, aplicar efectivamente la ley y generar empleos productivos.

¿Cuáles serán los mayores obstáculos para el gobierno 2019-24? El limitado espacio fiscal y los bajos niveles de inversión. Consiguientemente, se deberían fijar 5 metas y concentrar esfuerzos en esa dirección. Los candidatos deberían sincerarse y poner los pies sobre la tierra.

¿Qué rol pueden jugar las organizaciones sociales y el círculo académico? Propiciar el debate programático, criticar constructivamente las propuestas y contribuir a que los candidatos sean francos y se comprometan con políticas públicas específicas y la rendición de cuentas.

¿Qué política pública podría marcar la diferencia en el mediano plazo? Una estrategia nacional para mejorar la calidad de vida de los salvadoreños en sus lugares de origen. La disyuntiva es seguir concentrando el poder (centralismo) o impulsar el desarrollo local.

¿Qué perfil debería tener el próximo presidente? Con visión de país, conciliador, decente, trabajador y defensor de la Carta Magna. Aparentemente, todos los aspirantes 2019 cumplen con varias de estas características, por lo que la propuesta de gabinete de gobierno será clave.

Lee también

Comentarios