Lo más visto

16 años... nuestra linda nieta

Te arrullamos en nuestros brazos cuando naciste, linda y querida nieta. Y qué plácidamente te dormías en nuestros amorosos brazos . Qué orgullosos nos sentíamos de tus tiernas sonrisas y tus dulces miradas, ojitos de lucero, naricita preciosa, lindos labios sonrosados... Y fueron pasando los años y los disfrutamos mucho jugando contigo y tu hermanito mayor de diversas y entretenidas maneras y correteando alegremente entre muchas risas y muchos abrazos.
Enlace copiado
Enlace copiado
Llegó el tiempo de los cuentos y les inventábamos algunos y les leíamos otros. Les encantaba oírnos y algunas veces se dormían y muy quietamente los llevábamos a sus camitas.

Y siguieron pasando los años y la nietecita amorosa y juguetona, muñequita cariñosa, tierna alegría de sus padres y de sus abuelos se ha convertido en una jovencita muy gentil y solidaria que manifiesta en su rostro la alegría de la primavera y una firmeza que no hay esfuerzo que la desanime y una hermana solidaria que comparte alegrías y compañerismo con su querido hermano mayor. Eres, linda nieta Jonelle, una señorita llena de fe y segura de ti misma. Y gracias le damos a Dios por los dones y talentos que te ha regalado. Que te bendiga siempre y que te acompañe en todos tus caminos, en tus proyectos y en tus anhelos.

Tu abuelo “Aba” y tu abuelita “Abita” que te quieren mucho.

[email protected]
 

Tags:

  • nieta
  • tiempo

Lee también

Comentarios