Lo más visto

2015 = Atolladero; 2016 = ¿2015?

Al analizar diferentes encuestas y conversar con ciudadanos de la llamada “clase media” acerca del rumbo que lleva el país, se percibe desesperanza.
Enlace copiado
2015 = Atolladero; 2016 = ¿2015?

2015 = Atolladero; 2016 = ¿2015?

2015 = Atolladero; 2016 = ¿2015?

2015 = Atolladero; 2016 = ¿2015?

Enlace copiado
Al platicar con jóvenes y mujeres se advierten sus obstáculos para acceder a una buena educación y al mercado laboral. Al hablar con padres de familia y adultos mayores se aprecia una gran preocupación por la violencia delincuencial, la polarización político-ideológica y la continua emigración de sus seres queridos. Es decir, hay desaliento en la sociedad salvadoreña y hace falta un liderazgo democrático para sacar adelante al país.

El período 2015-2017 era considerado como un momento favorable para que los partidos políticos lograran entendimientos básicos. No obstante y aunque se firmó el Pacto de Ataco con el auspicio de la OEA y PNUD, los hechos 2015 demuestran que las cúpulas partidarias siguen sin entender a la sociedad salvadoreña, luchando por el control del aparato estatal y profundizando la crisis de credibilidad por la cual atraviesan. En otras palabras, los gobernados desconfían cada vez más de sus gobernantes.

La hipótesis de este artículo es que el atolladero en que se encuentra El Salvador solo podrá superarse con la voluntad y acción ciudadana. Urge, entonces, que los ciudadanos se organicen y participen en defensa de sus derechos e intereses. Solo así van a lograr tener el peso necesario para ser respetados y escuchados por el Estado y el mercado. Por ello, es conveniente hacer un breve análisis del entorno para conocer los factores externos e internos que condicionan el futuro del país.

Contexto externo. Entre los principales sucesos y tendencias a nivel internacional están las siguientes: (1) crisis migratoria en Europa y niños centroamericanos indocumentados en la frontera estadounidense; (2) auge del terrorismo internacional y violencia doméstica en EUA; (3) desaceleración económica de China, caída del precio del petróleo y crecimiento de las economías centroamericanas; (4) los buenos oficios del papa Francisco y el diálogo Cuba-EUA; (5) huida del “Chapo” Guzmán, corrupción de la FIFA y fraude de Volkswagen; (6) el cambio de dirección en el “péndulo político” de Latinoamérica (caída del kirchnerismo en Argentina, debilitamiento del proyecto socialista brasileño y derrota del chavismo en Venezuela); (7) el acuerdo internacional para enfrentar el cambio climático.

Contexto interno. Entre los principales sucesos y tendencias que marcan el escenario nacional están las siguientes: (1) la trilogía antidemocrática (criminalidad, corrupción e impunidad) es una de las causas determinantes de la violencia delincuencial; (2) apertura de procesos judiciales por corrupción en contra de funcionarios públicos; (3) El Salvador se está convirtiendo en el país más violento del mundo; (4) la vulnerabilidad ambiental frena el crecimiento económico; (5) la Sala de lo Constitucional sigue cumpliendo su mandato y es cuestionada por el oficialismo; (6) se acentúa el desequilibrio fiscal; (7) la calidad de vida de los salvadoreños continúa disminuyendo.

Conclusión: existen las condiciones necesarias para que la ciudadanía haga sentir su voz y los dirigentes de los partidos políticos opten por despolarizar y cohesionar a la sociedad salvadoreña. De no hacerlo, quedará al descubierto que el objetivo principal de los dirigentes partidarios es acaparar el mayor poder público posible. En pocas palabras, El Salvador está en un atolladero político que impide la paz social y el progreso.

Tags:

  • encuestas
  • clase media
  • educacion
  • pacto de ataco
  • delincuencia
  • polarizacion

Lee también

Comentarios