Lo más visto

Más de Opinión

25 aniversario de los Acuerdos de Paz: Desde Rusia con bondad

Con motivo del vigésimo quinto aniversario de la firma de los Acuerdos de Paz, el 16 de enero de 1992, en el Palacio de Chapultepec, México, entre las fuerzas insurgentes del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN)
Enlace copiado
25 aniversario de los Acuerdos de Paz: Desde Rusia con bondad

25 aniversario de los Acuerdos de Paz: Desde Rusia con bondad

25 aniversario de los Acuerdos de Paz: Desde Rusia con bondad

25 aniversario de los Acuerdos de Paz: Desde Rusia con bondad

Enlace copiado
Con motivo del vigésimo quinto aniversario de la firma de los Acuerdos de Paz, el 16 de enero de 1992, en el Palacio de Chapultepec, México, entre las fuerzas insurgentes del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) y el gobierno salvadoreño del presidente Alfredo Cristiani, se develará en el Aeropuerto Internacional Monseñor Óscar Arnulfo Romero y Galdámez una escultura del artista ruso Gregory Potovsky, intitulada Homenaje a la Bondad.

Se trata de una gran escultura de la flor amarilla universalmente conocida como “diente de león”, en ruso “oduvanchik”, llamada así por las pequeñas y recortadas hojas que posee, y que es una de las plantas medicinales más populares y conocidas, no solo por sus beneficios y propiedades sino porque aún hoy forma parte de los juegos de muchos niños cuando la toman entre sus manos y soplan sus pelillos de color blanco, los cuales desaparecen poco a poco llevados por el viento.

El escultor Gregory Potovsky afirma que la elección de esta flor se debe a que simboliza la bondad; para él, el principal valor que existe sobre la tierra y el que ha humanizado al Homo sapiens. Y qué mayor regalo al pueblo salvadoreño que esta simbólica escultura sobre la paz y la esperanza, con motivo de la magna celebración del fin de una guerra que causó decenas de miles de muertos, heridos y expatriados por el mundo.

Más que un regalo del pueblo ruso a los 25 años de paz en El Salvador, se trata de un llamado a la reflexión, sobre todo debido a los convulsos tiempos por los que atraviesa nuestro país en una encrucijada signada por el bipolarismo político, la guerra social que las organizaciones criminales han desatado contra la sociedad, una espantosa crisis económica, un desempleo galopante, una emigración de jóvenes y viejos hacia el Norte ante la falta de perspectivas y un esquizofrénico escenario político social donde priva la insensatez, el egoísmo, la intolerancia, la descalificación fácil, el cretinismo y el ataque personalizado.

La propuesta del escultor ruso Potovsky es a nivel mundial, pues a través de esta escultura se busca hermanar no solo a los connacionales sino a todos los pueblos del mundo. Ejemplo de ello es que su escultura simbolizando este alto valor humano está ya presente en 23 países del mundo, entre ellos Francia, Austria, Hungría, Estonia, Letonia, Ucrania, Rusia, China, Filipinas, Nepal, México, Colombia, Estados Unidos, Pakistán, Kirguistán, Grecia, España, Italia, Malasia, Suiza, Armenia e Inglaterra.

La escultura está compuesta por diferentes pétalos que en realidad son las huellas de unas manos abiertas en cuyo interior se encuentran unos ojos, las dos expresiones más características de la bondad y el amor, pues cuando encontramos a un ser querido, lo primero que hacemos es abrir los ojos y también nuestras manos para abrazarlo, según el concepto del artista ruso.

Es indudable que el mensaje que conlleva la escultura de esta flor amarilla, Taraxacum officinale, de la familia botánica de las asteráceas, conocida como “diente de león”, es también un reconocimiento a la bondad, el cariño, la esperanza y su amor al trabajo que caracteriza a El Salvador y su gente, muy por encima de odios tribales e irracionales, que posibilitaron la paz, hace veinticinco años.

Tags:

  • acuerdos de paz
  • gregory potovsky
  • rusia
  • esperanza

Lee también

Comentarios