Lo más visto

6 del 2016

(1) Año de contrastes y migraciones. Donald Trump será el próximo inquilino de la Casa Blanca y los republicanos controlarán ambas cámaras del Congreso de EUA.
Enlace copiado
6 del 2016

6 del 2016

6 del 2016

6 del 2016

Enlace copiado
Las izquierdas latinoamericanas pierden terreno. Falleció Fidel Castro en Cuba. El fenómeno migratorio alcanzó una dimensión planetaria y está incidiendo en la agenda política de varios países; por ejemplo, el presidente electo de EUA prometió deportar a millones de indocumentados (principalmente a inmigrantes con antecedentes criminales) y sellar la frontera EUA-México.

(2) Miles de compatriotas están en un sándwich. Por una parte, cada día es más difícil emigrar hacia EUA y por otra, El Salvador sigue “expulsando” a su gente. Hacerle frente a esta problemática requiere sabiduría y madurez. No se vale echarle la culpa al imperialismo yanqui de la crisis que vive el país. Lo que se necesita es que los hacedores de políticas públicas abandonen la polarización, ordenen las finanzas públicas y mejoren el clima de inversiones. De realizar estas tareas, El Salvador estaría en mejores condiciones para amortiguar los efectos y aprovechar las oportunidades que genere la administración Trump.

(3) El avión Chapecoense se estrelló porque no tenía el combustible necesario para llegar a su destino. Esta desgracia se debió a una cadena de errores. Por analogía, el caso Chapecoense permite plantear que la actual crisis salvadoreña es producto de un conjunto de desaciertos cometidos por sus dirigentes. El presente gobierno tiene un problema de liquidez y difícilmente cumplirá con sus obligaciones de corto plazo. De no tomar las medidas fiscales requeridas y a tiempo, el país puede caer en insolvencia financiera y entonces sonarían las alarmas de la desdolarización (pánico, espiral inflacionaria y desinversión).

(4) Avanza la lucha contra la corrupción e impunidad. En 2016 salió a flote la extensa corrupción en El Salvador gracias al quehacer de la institucionalidad democrática (CSJ/Sala de lo Constitucional, FGR e IAIP). Pareciera ser que la CCR y el TEG también quieren ser parte de este esfuerzo. La justicia salvadoreña investiga por corrupción a expresidentes de la República y otros altos funcionarios públicos. Este proceso motiva la participación ciudadana y es apoyado por la comunidad internacional.

(5) El centralismo y cortoplacismo dominan la gestión pública. De 1992 a 2016, pequeños grupos han ejercido el poder público desde la ciudad capital y omitieron la descomposición socio-familiar, la penetración del crimen organizado y la caótica urbanización que se venía gestando en el país. Prueba de ello es que El Salvador pasó rápidamente de la violencia política a la violencia delincuencial. Dos resultados adversos lo evidencian: (a) pérdida del control territorial ante bandas delictivas y (b) deterioro de la escuela pública.

(6) Se desaprovechó un año no electoral. El diálogo interpartidario produjo un acuerdo parcial para evitar el impago en 2016. No se logró un entendimiento básico para sacar adelante al país. Se estima que el crecimiento económico no superará el 2.2 y los asesinatos rondarán los 5,350 este año. La “clase media” percibe que el ajuste fiscal recaerá sobre sus espaldas. La atmósfera política indica que aumentará la polarización en el período electoral 2017-2019. Consecuentemente, los ciudadanos y sus organizaciones deberían protegerse de la tormenta ideológica que se avecina y levantar su voz constructivamente para derrotar al centralismo y rescatar la escuela pública.

Tags:

  • donald trump
  • migracion
  • violencia
  • pandillas

Lee también

Comentarios