Lo más visto

¿A cambio de qué?

El vicepresidente de la república solicitó a la Asamblea Legislativa “reorientar $6.3 millones del Presupuesto General de la Nación a la Universidad de El Salvador (UES)”.

Enlace copiado
Sandra de Barraza / Columnista de LA PRENSA GRÁFICA

Sandra de Barraza / Columnista de LA PRENSA GRÁFICA

Enlace copiado

Justifican $2 millones para beneficiar a 40,000 estudiantes graduados de centros públicos de Educación Media. En el sistema público, según el MINED, se gradúan alrededor de 70,000 bachilleres. Con esta propuesta se quiere dar gratuidad al 57 % de la matrícula del sistema público.

Hay que reconocer que en Educación Media, de cada 10 que deberían atenderse, se cubre únicamente a 3.6 jóvenes y de estos, solo 2.7 estudian en el sistema público, el resto lo hace en centros privados. La Educación Media es excluyente.

Muchos se quedan afuera del sistema porque no hay oferta de bachillerato en su localidad o la oferta es tan reducida que no logran cupo. Algunos para continuar los estudios tendrían que desplazarse a otro municipio, pero renuncian porque no tienen para el transporte o por cuestiones de seguridad. Hay diversas razones, pero la realidad es que desertan del sistema educativo. Allí está el problema. Con esto no resuelto, pocos pueden aspirar a llegar a la UES.

La gratuidad en educación superior ¿es justa? Pregunto porque esto representa una carga financiera para el Estado y para la sociedad, pregunto porque estamos lejos del nivel de escolaridad que permita aspirar a educación superior.

Si este refuerzo se aprueba ¿qué compromisos se asumen los aspirantes? ¿Un objetivo e integral proceso de selección y evaluación? ¿Un promedio de al menos 8 en la prueba PAES? ¿Exigencias académicas que aseguren la capacidad y el desempeño en el tiempo previsto?

Un millón de dólares se destinará a investigación. ¿Qué temas se investigarán? ¿Qué justificación tienen? ¿Que resultados se tendrán? ¿En qué plazos? Estas son preguntas mínimas que deben plantearse porque en época de crisis, las inversiones deben ser razonables y estratégicas.

Pero de este refuerzo, $3.3 millones se destinarán para el escalafón de personal docente y administrativo. Esto representa el 52 % del refuerzo que están solicitando a la Asamblea Legislativa. El recurso presupuestario se destinará para personal. Y llama la atención la relación entre personal docente y administrativo. Por cada docente parece que hay uno de administración/servicios. ¿Es esto racional?

Se necesita más y mejores docentes, se necesitan investigadores, se necesita menos burocracia y se necesita que la institución recupere su credibilidad. ¿Cuáles son los compromisos con este “refuerzo a la burocracia”? Hay que preguntar porque lo que públicamente se conoce del personal de la UES son las tomas “pacíficas” que hacen para protestar por cualquier cosa que afecte el letargo. Allí no reconocen autoridad ni jerarquía. Sindicatos laborales y organizaciones estudiantiles se unen en el esfuerzo de perpetuar la mediocridad. ¿Y para esto se quiere refuerzo presupuestario?

La UES es una institución que se financia con recursos públicos. ¿Que beneficio tiene la sociedad con la UES? ¿Qué compromiso tiene el personal con el proceso de formación de los estudiantes? ¿Qué ejemplo dan trabajadores a los estudiantes? ¿Seguiremos con más encapuchados en las calles y avenidas afectando derechos civiles?

La educación debe tener prioridad en el financiamiento, pero es fundamental priorizar. No se tiene cobertura en educación inicial, la parvularia no está generalizada, la infraestructura escolar demanda inversiones, ¿por qué privilegiar a la UES?

Lee también

Comentarios