Lo más visto

A favor y en contra

Enlace copiado
A favor y en contra

A favor y en contra

A favor y en contra

A favor y en contra

Enlace copiado
La acción e inclusión ciudadana son esenciales para crear una atmósfera democrática y sacar adelante al país. Esta aseveración surge de leer la realidad nacional: El Salvador está inmerso en una crisis múltiple (predominantemente política), la cual se expresa en la desconfianza de los contribuyentes en los gobernantes, la apatía de los gobernados y la masiva emigración. En este contexto y dada la importancia de la cohesión social, a continuación se exponen tres argumentos a favor y tres en contra de la apertura interna (participación ciudadana y localización).

Argumento 1. A la democracia salvadoreña le hace falta la voz y acción ciudadana. Los guardianes del mercado (neoliberales) y del gobierno (neoestatistas) han tenido el destino del país en sus manos en el último cuarto de siglo y el resultado habla por sí solo, a saber: El Salvador es un país inseguro, violento y polarizado. Reflexión: los valores democráticos son necesarios para sustituir el odio, el resentimiento y la confrontación por el diálogo, el respeto y la cooperación pública-privada.

Argumento 2. El centralismo niega oportunidades y favorece la emigración. La concentración del poder político y económico en pocas manos y en el Área Metropolitana de San Salvador (AMSS) hace que el resto del país sea expulsor de población. Reflexión: la inseguridad y falta de trabajo a nivel local provocan la emigración de miles de compatriotas al AMSS y EUA, y la separación familiar.

Argumento 3. La inversión en cohesión social a nivel local debería ser parte de un pacto fiscal. Los tomadores de decisión se olvidaron del territorio y el crimen organizado lo acaparó. Los gobernantes se enfocaron en la lucha por el control del aparato estatal y fueron sorprendidos por la expansión de los negocios ilícitos. A tal grado que la violencia delincuencial ha puesto de rodillas a la población. Reflexión: la regeneración del tejido social local es esencial para recuperar el control territorial.

Contraargumento 1. La acción ciudadana es una amenaza para los gobernantes. El Salvador ha vivido en crisis por décadas y a pesar de haberse cometido todo tipo de abusos y errores (represión, nacionalización de la banca, reforma agraria, dolarización y excesivo gasto público, entre otros), los gobernados siguen depositando el destino del país en manos de burócratas partidarios. Reflexión: el centralismo es un modelo que ha sido utilizado por las ideologías dominantes (neoliberales y neoestatistas), las cuales restringen la organización y movilización ciudadana.

Contraargumento 2. La participación ciudadana complica la gestión pública. Concentrar el poder público en pocos grupos facilita el control de la administración pública y del presupuesto general. Lo anterior también posibilita la aplicación de medidas asistencialistas que hacen depender a miles de personas de “papá gobierno”. Este esquema refuerza el clientelismo y nepotismo. Reflexión: la corrupción es un elemento intrínseco al centralismo.

Contraargumento 3. La inclusión ciudadana modificaría la atribución de los partidos políticos. A la fecha, la agenda nacional ha girado alrededor de emergencias y del calendario electoral. Esto sugiere que la estratagema comunicacional ha sido efectiva. Prueba de ello es que –a partir de los Acuerdos de Paz– todos los gobiernos han abrazado el centralismo para ejercer el poder público. Reflexión: la apertura interna alteraría el statu quo y el empoderamiento ciudadano liquidaría el centralismo.

Tags:

  • ciudadania
  • democracia
  • inseguridad
  • migracion
  • familias

Lee también

Comentarios