Lo más visto

A la otra mitad de votantes

Comprendo perfectamente los sentimientos de frustración, confusión, inseguridad, sorpresa, indignación, impotencia e ira que experimentó la otra mitad de electores norteamericanos que seguía a la candidata Hillary Clinton desde que conocieron que el nuevo presidente sería Donald Trump. Ese mismo fenómeno lo vivió la mitad de los votantes de El Salvador en 2009 con el resultado electoral que llevó ese año al poder al primer presidente del partido de la exguerrilla, formado después de la Firma de los Acuerdos de Paz en 1992, dándose finalmente la alternancia democrática.
Enlace copiado
A la otra mitad de votantes

A la otra mitad de votantes

A la otra mitad de votantes

A la otra mitad de votantes

Enlace copiado
Lo que no puedo comprender son las reacciones antidemocráticas de la mitad de ciudadanos americanos cuya candidata no fue electa y que vimos realizadas recientemente en las calles de la mejor democracia del mundo. Quienes valoramos el sistema de libertades coincidimos que es inaceptable e indigno que en las democracias modernas liberales se tomen como excusa la defensa de los derechos y libertades de opinión, prensa y religión para protestar violentamente, realizar actos vandálicos, hacer comentarios intolerantes en redes sociales y convocar a no aceptar resultados legítimos.

Tampoco se espera que en Estados Unidos, el lugar con mayores libertades, se emitan noticias falsas o que a los votantes del ahora presidente Trump se les acuse de ser xenofóbicos, irrespetuosos, incultos, racistas, clasistas, machistas y un sin número de epítetos irresponsables y falsos que lo único que demuestran es arrogancia e intolerancia hacia quienes piensan diferente y deseaban un cambio drástico.

Tal como escribí en otra columna, no me sorprende el análisis postelectoral realizado por la doctora Joan C. William, distinguida profesora emérita de la Universidad de California, quien señala el gran desconocimiento sobre quienes forman parte de la clase trabajadora americana (que no son la gente pobre y sin educación) por parte de seguidores y políticos de ambos partidos del establishment de Washington, D. C. La arrogancia e ignorancia, señala la académica, les llevó durante las elecciones a concentrarse solo en atacar a las personas que no pensaban igual. La doctora William analiza que quienes dieron votos de rechazo a la señora Hillary Clinton lo hicieron porque para ellos la ex primera dama representa la insensible arrogancia de las élites profesionales.

El Salvador recién aplaude el vigésimo quinto aniversario del fin del conflicto bélico que duró 12 años, fecha en que inició su joven democracia y por la que pagó la sangre derramada de 70,000 personas... Cuando subió en 2009 al Poder Ejecutivo el partido revolucionario del FMLN, la otra mitad que no votamos por ellos y que perdimos por una diferencia de solo 2.64 % llevábamos el duelo en el corazón, pero mostramos un comportamiento digno y respetuoso frente a la voluntad del pueblo. Desde ese momento decidimos, sobre la base de nuestro amor a la democracia y en coherencia con el Estado de Derecho, darle la oportunidad, o al menos el beneficio de la duda, al nuevo presidente socialista y no realizamos marchas para insultar, descalificar y hacer actos vandálicos antes de que gobernara.

En cambio, al ver que hoy no hay oportunidades de empleo, sí nos estamos organizando democráticamente para recuperar el rumbo del desarrollo socioeconómico en las elecciones de 2018 y 2019, con diputados, alcaldes y un presidente de centro-derecha, liberal en lo económico, conservador en sus principios y totalmente solidario.

Querido pueblo de Estados Unidos, ustedes son nuestros hermanos mayores en el camino hacia la democracia, les admiramos y queremos que brillen con un ejemplo de comportamiento justo y respetuoso.

Tags:

  • trump
  • elecciones
  • votaciones
  • polarizacion

Lee también

Comentarios