Lo más visto

Más de Opinión

A los jóvenes hay que estimularlos en el presente para que respondan en el futuro

Ejemplo de tal enfoque es el programa de becas desarrollado por el Grupo Dutriz, a iniciativa de su Presidente, hacia niños y jóvenes de meritorio desempeño estudiantil que son hijos de colaboradores del Grupo.
Enlace copiado
Enlace copiado
A estas alturas, ya no puede caber ninguna duda de que el apoyo efectivo a la superación de niños y jóvenes es, en nuestro país, una tarea patriótica de primer nivel y de trascendencia superior. Ese apoyo tiene que enfocarse de manera estratégica y permanente, de tal modo que pueda ir generando una dinámica de autorrealizaciones personales que apunten de manera directa hacia el futuro, tanto de las personas individuales como de la sociedad y del país. Ejemplo de tal enfoque es el programa de becas desarrollado por el Grupo Dutriz, a iniciativa de su Presidente, hacia niños y jóvenes de meritorio desempeño estudiantil que son hijos de colaboradores del Grupo.

El programa tiene la virtud de ser eso, un programa, es decir, un propósito estructurado en el tiempo. Con ya cuatro años de duración, representa una muestra activa del compromiso derivado de la responsabilidad social empresarial. Es muy importante y ejemplarizante que las empresas desarrollen este tipo de compromisos, que no sólo responden a la conciencia de oponer efectivamente de su parte, y en forma significativa, para que el desarrollo social del país vaya avanzando y perfeccionándose, sino que constituyen aportes concretos al espíritu de solidaridad y de equidad que debe imperar en una sociedad que avanza hacia su democratización plena.

Este programa de becas del Grupo Dutriz se hace en colaboración funcional con el programa EDUBECAS de FEPADE, que administra el fondo destinado al financiamiento y se encarga del seguimiento académico de cada becario. Y hay que tener presente que el apoyo constituye a la vez un incentivo muy concreto tanto para los beneficiados directos, que son los estudiantes, como para sus familias. Hay que tomar en cuenta que, según informan los estudios que se han hecho al respecto, muchos niños y jóvenes se apartan de su formación por motivos económicos. Es decisivo, entonces, asegurar la ayuda en ese campo, en relación con el esfuerzo y el mérito de los educandos.

Está comprobado que muchas energías humanas se desperdician y muchos destinos personales se malogran cuando el entorno que rodea a las personas, sobre todo en sus años de formación inicial, es desfavorable e indiferente. Hemos señalado cuantas veces ha sido oportuno que en nuestro país lo que más se desperdicia es el talento de nuestra gente, que está repartido por todas partes, con independencia de las ubicaciones geográficas y de las condiciones socioeconómicas. Por ello, es responsabilidad nacional básica generar apoyos sustanciales y permanentes en este ámbito tan decisivo para el desarrollo y el bienestar de la sociedad en su conjunto.

Enfocar la responsabilidad social empresarial hacia este tipo de estímulos es gratificante y motivador en todo sentido. Para ser un país realmente viable en esta época marcada por la productividad y la competitividad, hay que darle alientos y salidas a la voluntad de los jóvenes para ser actores y factores de futuro. El Grupo Dutriz, al impulsar este proyecto, se mueve en la ruta de los tiempos que corren y de las oportunidades y los desafíos que les caracterizan. Es un programa con inspiración de crecimiento, que de seguro irá desbordando sus propias fronteras originales.

Así como es saludable señalar los hechos negativos que se producen a diario en el ambiente, lo es más aún destacar las iniciativas positivas y los esfuerzos eficientes que las acompañan. Todo en la vía del mejoramiento nacional sin discriminaciones ni exclusiones de ninguna índole.

Tags:

  • programa de becas
  • forma significativa
  • sociedad

Lee también

Comentarios