Lo más visto

¡A más deuda, más impuestos!

Es el momento que el gobierno se apriete el cinturón.

Enlace copiado
Luis Membreño - Economista

Luis Membreño - Economista

Enlace copiado

Las deudas que adquiera el gobierno durante la crisis del covid-19 tendrán que ser pagadas en los próximos meses y años, según el plazo al que las adquieran. Para pagar las deudas el gobierno tendrá que incrementar sus ingresos en los años venideros y para eso se debe aumentar la recaudación de impuestos. Puede subir sus ingresos a través de un mayor crecimiento de la economía, elevando los impuestos existentes o creando nuevos.

Las deudas son una forma de anticipar ingresos futuros. Es decir, obtengo ingresos para gastar hoy contra los ingresos que obtendré en el futuro. Por ejemplo, compro un carro al crédito hoy, el cual pagaré en los próximos años con los ingresos que obtendré en los siguientes años. Es una forma de consumir hoy los ingresos que obtendré en el futuro. En el caso del gobierno es lo mismo, la diferencia es que en el caso de una persona, las deudas que adquiera hoy las tendrá que pagar la misma persona en el futuro, pero en el caso del gobierno las deudas que adquiere hoy, las tendrán que pagar los gobiernos que vengan después, con los impuestos que paguemos nosotros, nuestros hijos y nietos.

Durante 2020 el gobierno ha obtenido $973 millones en concepto de Letras del Tesoro (LETES) y Certificados del Tesoro (CETES). De esos $973 millones obtuvo $909 millones entre el 12 de marzo y el 16 de abril. Estos fondos han sido de libre disponibilidad y uso de parte del Ministerio de Hacienda y con eso pagó los $375 millones que destinó a pagar los $300 que repartió a 1 millón 250 mil personas entre marzo y abril. El resto de los $598 millones los debe de estar utilizando para otras necesidades. A esto hay que agregarle $87 millones en préstamos (BM, ISSS, JICA), $140 millones de un préstamo puente en Nueva York y $389 millones que ha recibido del Fondo Monetario Internacional (FMI), que están en la bóveda del BCR esperando que la Asamblea Legislativa apruebe el plan de gastos que presente el ministro de Hacienda. Esto totaliza $1,525 millones entre marzo y abril.

En los primeros cuatro meses del año el Ministerio de Hacienda recibió $1,867 millones, principalmente a través de impuestos, y solo entre marzo y abril obtuvo $968 millones en ingresos, según datos publicados por la Dirección General de Tesorería. Si sumamos los préstamos y los ingresos del gobierno solo entre marzo y abril totalizan $2,493 millones más la recaudación que ya recibió el 15 de mayo, recién pasado, que la podemos estimar en alrededor de $207 millones, todo esto haría un gran total de $2,700 millones en tres meses.

El gobierno tiene dos autorizaciones que suman $3,000 millones más $645 millones que le autorizó la Asamblea Legislativa en diciembre pasado, para utilizarlos en 2020. De estos $3,645 millones autorizados solo hay que descontar los $389 millones del FMI y los $20 millones del BM. Es decir que todavía podría conseguir $2,187 millones adicionales de deuda entre el BID, BCIE, BM y los mercados internacionales.

Por el otro lado, el gobierno, según mis estimaciones, no necesitaría los $3,000 millones aprobados por la Asamblea Legislativa sino solo $1,160 millones. De los $2,000 millones aprobados se ahorró $75 millones en la repartición del subsidio de los $300; puede ahorrarse $350 millones bajando el gasto corriente; y $570 de los $600 millones destinado a las alcaldías. Por el otro lado, de los $1,000 millones aprobados puede ahorrarse $845 millones porque $400 millones en deudas que iban a pagar con parte de los $2,000 millones están duplicadas con el presupuesto de 2020; y los préstamos a los mipymes ($460 millones) los puede otorgar la banca con recursos propios siempre que sean garantizados por BANDESAL y que solo se pague el diferencial de tasa de interés entre el 3 % al que se otorgue y el 6 % al que se pudiera prestar normalmente por la banca comercial. (Este subsidio costaría $15 millones al año a Hacienda).

Dado que son un montón de números y es algo confuso, baste decir que con los $1,500 millones que le prestarían los organismos multilaterales al gobierno, con que se reduzca en $1,840 millones los $3,000 millones aprobados y con los ahorros que se podrían hacer en el gasto corriente del gobierno en 2020, no se requiere de más endeudamiento para enfrentar la crisis actual.

Es el momento que el gobierno se apriete el cinturón, al igual que lo hemos tenido que hacer todos los ciudadanos, que se incremente el endeudamiento en el mínimo posible durante 2020 porque de lo contrario vendrán incrementos de impuestos que luego imposibilitarán la reactivación económica. Hoy es el momento de actuar con mucha austeridad, cuidando cada centavo y preparándonos para la verdadera crisis económica que es la que vendrá después del covid-19 y que se quedará con nosotros por muchos años. De lo que se haga hoy dependerán el empleo, ingresos y futuro de las familias salvadoreñas en la próxima década.

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines