Lo más visto

Más de Opinión

ALBA... lo bueno, lo malo y lo feo (I)

Mucha gente pregunta ¿qué es ALBA?, un acrónimo muy de moda, generador de emociones encontradas, de fobias, alabanzas, admiración o maldición.
Enlace copiado
ALBA... lo bueno, lo malo y lo feo (I)

ALBA... lo bueno, lo malo y lo feo (I)

ALBA... lo bueno, lo malo y lo feo (I)

ALBA... lo bueno, lo malo y lo feo (I)

Enlace copiado
ALBA –Alianza Bolivariana para los pueblos de nuestra América– es un movimiento que nace promovido por Venezuela y Cuba, financiado con petrodólares venezolanos, como respuesta, o alternativa, al ALCA (Área de Libre Comercio para las Américas), movimiento promovido por Estados Unidos.

ALBA tiene como objetivo “la transformación de las sociedades latinoamericanas, haciéndolas más justas, cultas, participativas y solidarias y por ello está concebida como un proceso integral que asegure la eliminación de las desigualdades sociales y fomente la calidad de vida y una participación efectiva de los pueblos en la conformación de su propio destino”. Esta relación de propósitos deja al cristiano boquiabierta, pero desafortunadamente del dicho al hecho hay un gran trecho.

A escala regional es un movimiento, compuesto por varias entidades, incongruente, hipócrita e inviable al mediano plazo. Incongruente; cómo es posible que el dictador cubano sea presidente de una entidad como la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (CELAC) dedicada a la “participación efectiva de los pueblos en la conformación de su propio destino”. Medio dedo de frente es más que suficiente para observar la incongruencia que francamente borda en lo ridículo. Hipócrita; despotrican contra el Imperio día y noche. Sin embargo, el socio comercial número uno de los principales países miembros, Venezuela, Ecuador y Nicaragua, es precisamente el Imperio; de Bolivia, es el tercero. El colmo sería, lindando con dos de las economías más grandes de América del Sur.

El comercio entre el Imperio y las naciones de ALBA continúa creciendo a pasos agigantados; Nicaragua, en 2010, exportó hacia el Imperio más que a todos los países de Centroamérica juntos: de 2009 a 2010 crecieron un 38%.

Los hechos no concuerdan con el discurso. Inviable; el pilar fundamental es el beneficio que genera el petrodólar venezolano, y este está disponible bajo condición de la existencia del “Chavismo”. Bueno... sin Chávez no hay “Chavismo” como sin alcohol no hay alcoholismo.

El “Chavismo”, también conocido como el Socialismo del Siglo XXI, necesita de recursos casi ilimitados para subsistir, sin regalos no hay clientela; cuando un caudillo se atreve a exhortar a sus conciudadanos a votar por él, diciendo “no te enojes, si no recibiste tu casita en la próxima te la damos”. Esto es reducir a los pueblos a su mínima expresión, robarles su dignidad, aprovecharse de ese estado que la pobreza da. Esto de la calidad de vida, lo que algunos se empeñan en llamar el “buen vivir” o el “bien vivir”, se debería llamar el “mejor vivir”. La evidencia es clara: los más beneficiados son los funcionarios, las cúpulas, sus allegados y familias. Estos son los partícipes del mejor vivir... La familia de Chávez en Venezuela no vive como la familia del Teniente Coronel. ¡No! ¡Absolutamente no! Viven como monumento viviente del “mejor vivir” y así, estimado lector, examine cada uno de los países “alineados” y verá que la historia es la misma; y en los pequeños países de habla inglesa en el Caribe, seamos francos, no es ideología es el beneficio temporal de Petro Caribe. Cuba y Venezuela: “Huid del país donde uno solo ejerce todos los poderes: es un país de esclavos” para uno y para el otro.

“Si un hombre fuese necesario para sostener el Estado, ese Estado no debería existir; y al fin no existiría”, ambas citas del Gran Libertador Simón Bolívar. Nuestra segunda entrega será ALBA y nuestro querido El Salvador.

Tags:

  • participativas
  • conformacion
  • boquiabierta

Lee también

Comentarios