Lo más visto

Más de Opinión

ARENA en autoflagelación

“ARENA se desangra internamente posiblemente creyendo que es fácil ganar la presidencial. NO ES ASÍ. La rebeldía de Javier Simán ha causado división importante, de seguir así, Bukele se lo agradecerá. El COENA debe ejercer liderazgo y evitar errores grandes”.

Enlace copiado
Rafael Castellanos / Columnista de LA PRENSA GRÁFICA

Rafael Castellanos / Columnista de LA PRENSA GRÁFICA

Enlace copiado

Las elecciones del 4M fueron tan favorables para ARENA que pocos lo esperábamos, el resultado tan pobre del FMLN y el mensaje de abandono de su militancia tan duro hizo que muchos pensaran que la Presidencial en febrero estaba fácilmente ganable, NO ES ASÍ. Aunque la participación del Sr. Bukele sea incierta, no está definido si tendrá partido propio sin fuerza territorial, se sube en un partido establecido o milagrosamente hay reconciliación con el Frente, el peor escenario para ARENA.Con un talante democrático, los precandidatos de ARENA prometieron que ganara quien ganara, todos serían una sola fuerza con una ARENA más unida que nunca. Lo que estamos viendo es otra película, de desunión grave militante que hace mucho daño, divide y le hace el trabajo al Sr. Bukele. Hasta ahora muchos, el que escribe incluido, tenemos el más alto concepto de Javier Simán. Siendo inteligente como es, sabe que está perdiendo el respeto y aprecio de muchos que lo acompañaron o no, pero lo respetan aún, al no cumplir con su palabra de unidad, decir “nos robaron la elección” y mantener una campaña paralela sin el partido, para “cambiar a ARENA desde fuera o desde adentro”.La división que provoca es grave, espero que su actitud cambie, él sabe el daño que hace y aunque su punto prevalezca, más allá de su ego dolido, de continuar, dañará a ARENA de forma irreparable y puede ser el factor interno que le entregue el poder a Bukele-FMLN o cualquier combinación.

Para abonar a ese daño grave, la dirigencia ha cometido errores importantes, increíbles si anuncian que han cambiado, el mayor, nombrar a una persona bajo investigación de Probidad como jefe de fracción. No importa si resulta ser inocente con debido proceso, no importa si le correspondía elegir a los diputados, que lo hicieron con voto secreto, y aunque no es elección del COENA, se culpa a la institución. Simplemente no debió ser, es un mensaje tremendo al votante fiel y al que quisieran atraer.

“Estos son más de lo mismo”, no importa si de subjefe eligieron uno afín a Simán, no es con el que deben quedar bien, es con el votante a quien le han ofrecido somos un partido en proceso de cambio eliminando los vicios del pasado.

Nombrar en la Junta Directiva a otra persona señalada por conducta inapropiada, de nuevo, aunque fuera un montaje y algo falso, si no hay alguna absolución oficial no se debió hacer. La magnitud de la división y el daño ya infringido se hizo notar en la desproporcionada reacción pública en medios y redes, a las declaraciones inoportunas, poco cuidadosas, de Norman Quijano y el diputado Velásquez Parker. La condena fue absoluta y de todos lados llovió fuego, ellos no explicaron bien en su momento, varios días después ya no sirve de mucho. Probablemente ambas declaraciones eran correctas, el edificio de la Asamblea no es proyecto de Norman, lo inició la Directiva anterior y si quería hacer denuncia de alguna irregularidad, por allí hubiera empezado o no lo pone como su primer gran logro.

Velásquez Parker defendía un punto muy compartido, si se quieren funcionarios de calidad, hay que pagarles bien, de acuerdo con el mercado salarial, es un desincentivo para que roben. Pero lo dijo en forma que se puso de blanco para que enemigos y quienes no comprendieron qué quería decir, que era difícil, le dispararan sin piedad. Si ARENA no estuviera dividida por el tema Simán, el más grave, probablemente, las reacciones no hubieran sido tan groseramente desproporcionadas. Cordura, señores, Javier seguramente no quiere ser el artífice del triunfo de Bukele, la dirigencia COENA y Comisión Política a quienes hablaremos en futuro artículo y diputados, CORDURA. Hablen, limen asperezas y sean prudentes, sus hijos se lo agradecerán.

Lee también

Comentarios