Aciertos y desaciertos

Leí el mensaje navideño del Consejo Nacional de Seguridad Ciudadana y Convivencia. Pero no se ve ni se siente estrategia alguna que permita recuperar el control del Estado en el territorio, control que es fundamental para dar seguridad y generar un ambiente de paz y convivencia social.
Enlace copiado
Aciertos y desaciertos

Aciertos y desaciertos

Aciertos y desaciertos

Aciertos y desaciertos

Enlace copiado
La Sala de lo Constitucional sabía de antemano que la Asamblea Legislativa sería incapaz de asumir su tarea. Los partidos políticos aliados se unieron para demostrarlo. La oposición fue incapaz de hacer prevalecer propuesta concreta que viabilizara la respuesta al fallo de la Sala de lo Constitucional sobre el voto cruzado. El Tribunal Supremo Electoral (TSE) hizo su tarea. No era complicado resolver el problema y lo demostraron. Demandaba, eso sí, voluntad, realismo y capacidad de concreción. Quedó la sensación, difícil de calificar, de tener un grupo en la Asamblea Legislativa que con su desempeño ha motivado, a golpes y patadas, avances institucionales que les pesan. La sala no se equivocó, ellos no harían cambio alguno al sistema de votación. Por su propia conveniencia se oponen a cambio alguno. La reforma tenía su tiempo... y se avanza a pesar de ellos.

El arzobispo de San Salvador lo afirmó categóricamente y aunque muchos brincaron, estamos a punto de llegar a un Estado fallido. ¿A punto? Leí el campo pagado con el mensaje navideño del Consejo Nacional de Seguridad Ciudadana y Convivencia. Pero, no se ve ni se siente estrategia alguna que permita recuperar el control del Estado en el territorio, control que es fundamental para dar seguridad y generar un ambiente de paz y convivencia social. Hace falta Estado. Hace falta gobierno central y local. La modernización del Estado y de manera particular la descentralización ¿quedaron en el olvido? El ambiente y la situación demandan medidas audaces y resultados efectivos y sorprendentes, sorprendentes para recuperar la confianza y la credibilidad institucionales.

La Fiscalía General de la República (FGR) deja pendiente dejarse sentir en su tarea de velar por los intereses del Estado y dirigir la investigación del delito. La Fiscalía es una institución que no ha tenido la prioridad que necesita y exige y esto se refleja en el presupuesto que tiene asignado. Sin embargo, la credibilidad de las instituciones depende del perfil y de la credibilidad de quienes la dirigen. El fiscal general de la República dejó muchas preguntas en el ambiente que no han tenido respuesta. Sus viajes en aviones privados de propiedad de una persona con procesos pendientes en la institución dejaron mucho cuestionamiento sobre su prudencia e imparcialidad. El silencio fue la estrategia para dejar pasar el año.

El concejo municipal de Santa Tecla dejó respuestas pendientes. A muchos sorprendió las consecuencias de la competencia de cuarto de milla de automotores, en plena ciudad. A todos seguramente indignó el irrespeto a la negativa del permiso solicitado al Viceministerio de Transporte para organizar la competencia. Nadie se hace responsable porque estamos acostumbrados, parece que independientemente del lado de afiliación partidaria, a irrespetar la ley según conveniencia. A esta altura muchos se preguntan ¿cuál es la diferencia en un gobierno del cambio? El concejo municipal no dijo nada.

La Federación Salvadoreña de Fútbol (FESFUT) también se lució con los amaños de sus deportistas y de otros involucrados. La corrupción se destapó y de la peor manera porque aunque nadie puede afirmar que se tiene el mejor fútbol del mundo, a todos apasiona este deporte. Los salvadoreños no se merecen, para nada, semejante situación en el deporte más popular. Fue buena noticia de la disminución anunciada en el presupuesto 2015. Y es bien vista porque el fútbol que tenemos deja mucho que desear. ¿Dónde están los espacios de creación de nuevas figuras? No se puede vivir del pasado. En el presente se necesita mucha disciplina, mucha entrega y sobre todo, mucho, buen y disciplinado entreno para aprender efectivamente a jugar el fútbol.

Los desechos tóxicos de San Luis Talpa pusieron en escena capacidades e incapacidades. Destacó la perseverancia que el alcalde de ese municipio demostró públicamente. Reconozco el esfuerzo del Ministerio de Medio Ambiente por solucionar la situación. Sin embargo, la experiencia dejó reflexiones sobre la incapacidad del Estado de hacer cumplir las normas vigentes de saneamiento ambiental. En el manejo de los desechos sólidos de varios municipios se hizo evidente la poca capacidad de encontrar una solución de manera conjunta y coordinada. En un foro mundial se externó la necesidad de sacar de circulación los buses viejos por contaminantes y favorecedores del cambio climático que tanto debate mundial ha generado. Diariamente la gente se queja porque no tiene agua. Y ¿qué se espera?

Tags:

  • voto cruzado
  • tse
  • toxicos
  • amaños
  • buses viejos

Lee también

Comentarios

Newsletter