Lo más visto

Más de Opinión

Aclarando conceptos sobre la constitucionalidad del contrato de Enel Green Power y CEL

Afirmar que de esto se puede colegir que la capitalización de las inversiones de un socio que se incor- pora varios años después, como Enel Green Power en LaGeo, es inconstitucional, requiere una gran dosis de creatividad, pero no pierde en ningún caso su inexactitud.
Enlace copiado
Aclarando conceptos sobre la constitucionalidad del contrato de Enel Green Power y CEL

Aclarando conceptos sobre la constitucionalidad del contrato de Enel Green Power y CEL

Enlace copiado
<p>En días recientes y con motivo de una sentencia de la Sala de lo Constitucional salvadoreña en relación a las atribuciones de la SIGET en materia de concesiones, un columnista de este medio publicó un artículo que tituló “El contrato con LaGeo fue siempre inconstitucional”, en el que sostiene que el contrato entre CEL y la empresa italiana Enel Green Power sobre la participación accionaria que ambos tienen en LaGeo S.A. es inconstitucional. Además insiste en que tal negociación fue amañada y la tacha, incluso, de “oscura”.</p><p>No pretendo establecer un diálogo con el columnista. De hecho, ésta será mi única opinión escrita sobre dicha publicación, pero dada la relevancia de las afirmaciones, me parece adecuado aclarar al pueblo salvadoreño los conceptos y apegarlos a la verdad.</p><p> Realmente siendo el columnista alguien de renombre y de gran experiencia, uno no esperaría este tipo de artículos, en los que claramente demuestra un desconocimiento, rayando en la negligencia, lo cual resulta difícil de explicar.</p><p>Lo anterior se verifica fácilmente porque la referida sentencia de la Sala de lo Constitucional, en ningún momento se refiere al acuerdo de Enel Green Power con el Gobierno Salvadoreño. La sentencia se refiere únicamente al hecho de si las concesiones otorgadas por la SIGET, cuando se trata de bienes pertenecientes al subsuelo, debieron ser sometidas a conocimiento de la Asamblea Legislativa y si debería habérsele fijado un plazo. Había un tercer tema en discusión, el cual era si se pueden traspasar las concesiones; y sobre esto la Sala resuelve que tales cesiones son perfectamente válidas. <br /></p><p>La concesiones que otorgó la SIGET, y que de acuerdo a la sentencia deben llevarse a la Asamblea para su revisión, fueron ciertas concesiones otorgadas a la entidad salvadoreña GESAL (hoy denominada LaGeo, S.A.), cerca de 1997, cuando era de total propiedad de la CEL. En ese momento Enel Green Power no era ni por cerca parte de la ecuación.</p><p>Para más historia, la CEL, como entidad autónoma, era la poseedora de la facultad original de explotar la geotermia. Ésta la cedió a LaGeo S.A., una sociedad anónima de carácter mercantil privado, creada en 1999 por ella misma para darle cumplimiento al art. 119 de la Ley General de Electricidad, que le ordenaba a la CEL dividirse en varias sociedades anónimas a fin de evitar la posición monopólica de ésta en el mercado de energía eléctrica.</p><p> ¿Cómo entra entonces Enel Green Power? Cuando LaGeo, tenedora de la concesión, necesitó hacer más inversiones en varios campos geotérmicos convocó, en el 2001, a una licitación internacional para lograr un socio estratégico que no sólo invirtiera los recursos monetarios, sino que además aportara su conocimiento y tecnología a escala mundial. Varias empresas internacionales participaron y, bajo la supervisión de un banco de primer nivel mundial, el directorio de CEL adjudicó a Enel Green Power esa licitación internacional, por ser quien mejores condiciones ofrecía, y se llegó al acuerdo hoy existente entre CEL y Enel Green Power, el cual se concretó en acciones hasta el 2002. Que yo sepa no hay en eso nada escondido ni poco transparente.</p><p>Un requisito de procedimiento para firmar este tipo de acuerdos es la certificación emitida por la entidad correspondiente de que no existen obstáculos legales ni constitucionales para firmar el respectivo contrato, como en efecto sucedió, por lo que Enel Green Power le firmó en base a esa declaración del Gobierno de la República de garantía de apego a derecho.</p><p>En resumen, las afirmaciones hechas en el artículo en comento son inexactas en todo sentido, pues como se dijo, lo que se declaró inconstitucional es la facultad de otorgar concesiones de SIGET sin someterlas a conocimiento de la Asamblea Legislativa; no obstante lo anterior, la misma sentencia aclara que la concesión que SIGET otorgó a LaGeo S.A., sociedad propiedad de CEL, actualmente como mayorista vía su controlada INE S.A., se mantiene vigente en tanto la Asamblea Legislativa revisa los términos y condiciones de su otorgamiento y determina un plazo de vigencia. </p><p>Afirmar que de esto se puede colegir que la capitalización de las inversiones de un socio que se incorpora varios años después, como Enel Green Power en LaGeo, es inconstitucional, requiere una gran dosis de creatividad, pero no pierde en ningún caso su inexactitud. Además en nada ilustra al ciudadano salvadoreño, al contrario, le causa confusión en un tema tan importante.</p><p>Por mi parte y en escritos adicionales desarrollaré los alcances de la sentencia de la Sala, basado por supuesto en mis valoraciones jurídicas y con apego a lo dicho por los magistrados en su resolución, pues realmente estamos ante una sentencia de un impacto económico de grandes magnitudes, como se verá oportunamente.</p><p>&nbsp;</p>

Tags:

  • opinion
  • editorial

Lee también

Comentarios