Acomodar la carga

En términos administrativos, acomodar la carga se refiere a la forma en que los problemas se abordan y a la habilidad de ordenar óptimamente los recursos en un espacio limitado. Ello exige establecer prioridades, conocer las circunstancias y aplicar técnicas.
Enlace copiado
Acomodar la carga

Acomodar la carga

Acomodar la carga

Acomodar la carga

Enlace copiado


Al hacer una analogía con la crisis que vive El Salvador, surge la hipótesis de que a los gobernantes les hacen falta destrezas y conocimientos para acomodar la carga. Esta limitación, junto al retador contexto internacional (corriente neonacionalista y antiinmigrante), hacen más evidente la poca capacidad técnica-gerencial para abordar los problemas coyunturales y estructurales. Prueba de ello es que está aumentando la presión social hacia la gestión pública.

Por otra parte, las principales opciones políticas le transmiten a la población que sus necesidades serían satisfechas por “papá gobierno” o “don mercado”. Estas dos fantasías ideológicas han contribuido a que muchos compatriotas piensen que los problemas nacionales se pueden solucionar sin la participación ciudadana y con un simple cambio de gobierno. El punto es que, al ejercer el poder público, ambas fuerzas políticas han abrazado el centralismo y marginado a los ciudadanos y territorios de la toma de decisiones. Adicionalmente, la limitada capacidad gubernamental y el precario desempeño de las universidades en investigación y proyección social han coadyuvado a que dirigentes políticos –a veces sin saberlo– promuevan planes inviables.

Las contrariedades que divulgan analistas, periodistas y economistas son abrumadoras. El Salvador carece de los recursos para atenderlas de forma efectiva, simultánea e inmediata. A continuación se da una larga lista de los problemas más difundidos: (1) violencia delincuencial e inseguridad; (2) impunidad y corrupción; (3) falta de liderazgo y desgaste de los partidos políticos; (4) asistencialismo y lucha partidaria por el control del aparato estatal; (5) pobreza y exclusión social; (6) baja calidad educativa y pérdida de valores morales; (7) desabastecido sistema de salud; (8) emigración y separación familiar; (9) desigualdad y violencia de género; (10) prostitución y tráfico de personas; (11) paternidad irresponsable y alcoholismo; (12) detrimento del patrimonio cultural y natural; (13) cambio climático y vulnerabilidad ambiental; (14) endeudamiento, falla del sistema previsional y déficit fiscal; (15) baja inversión y lento crecimiento económico; (16) elevado subempleo y estrechez del mercado laboral; (17) menor productividad y competitividad; (18) creciente criminalidad y pérdida del control territorial; (19) déficit habitacional y hacinamiento; y (20) caótica urbanización e ineficiente transporte público.

Ante semejante problemática, el aporte sustantivo que puede hacer la ONU es ayudarle al Estado salvadoreño a acomodar la carga. De esa forma, gobernantes y gobernados serían capaces de dialogar colaborativamente para sacar adelante al país. En tal sentido, se sugiere establecer cinco prioridades para los próximos 25 años y alinear el presupuesto general y la cooperación externa hacia “TEJAS” (Trabajo, Educación, Justicia, Agua y Seguridad Pública).

Conclusión: El Salvador enfrenta excesivos problemas y no puede resolverlos de forma simultánea e inmediata. Decir lo contrario es demagogia. Consiguientemente, la tarea nº 1 es acomodar la carga. Una manera de hacerlo es aplicando la ecuación “TEJAS”: Trabajo (empleo productivo en los 14 departamentos), Educación (rescate de la escuela pública), Justicia (lucha contra la corrupción e impunidad), Agua (recuperación de principales cuencas hidrográficas) y Seguridad Pública (aplicación de la ley y geoprevención). Esto demanda aunar esfuerzos públicos y privados hacia objetivos comunes.
 

Tags:

  • Agua
  • seguridad publica
  • corrupcion
  • impunidad
  • crisis

Lee también

Comentarios

Newsletter