Acortar la brecha de género en movilidad digital impulsará las economías emergentes

Enlace copiado
Enlace copiado

En la reciente Cumbre Women4Tech (Mujeres por la tecnología) del Congreso Mundial Móvil de América de la GSMA, tuve la oportunidad de hablar de la importancia de reducir la brecha de género en el ecosistema móvil.

Como proveedor líder de servicios de cable y móviles en África y Latinoamérica, hemos aprendido que acelerar la inclusión digital y cerrar la brecha de género en el uso de dispositivos móviles proporciona enormes beneficios económicos para los mercados emergentes. Las mujeres son más propensas a abordar las necesidades básicas de sus comunidades cuando están conectadas a Internet. Así es que, al ayudar a terminar con la división digital de género, podemos ayudar a promover el crecimiento económico y el espíritu emprendedor.

La brecha de género en el uso de dispositivos móviles es amplia en nuestros mercados. En África Subsahariana, el 67 % de las mujeres no cuentan con conexión. En América Latina y el Caribe, es el 49 %.

Los operadores móviles tenemos la oportunidad –y la responsabilidad– de eliminar estas barreras y crear productos y servicios a la medida de las mujeres.

En Millicom (TIGO) promovemos programas externos para apoyar el avance de las mujeres. En El Salvador, por ejemplo, capacitamos a mujeres de comunidades del interior del país para que utilicen teléfonos inteligentes y conozcan los riesgos que puede haber al hacer un mal uso del Internet, además se les orienta para crear billeteras de dinero móvil y manejar sus finanzas desde su teléfono. La meta es llegar a 100 mil mujeres capacitadas en 2020.

En el núcleo de la inclusión digital se encuentra la inclusión financiera. En América Latina y áreas rurales de África, tener una cuenta bancaria o un dispositivo móvil a menudo, es una excepción. Millones de personas en estos mercados se enfrentan a barreras considerables para acceder a los mismos servicios que la mayoría de las personas en los mercados desarrollados dan por sentado.

Sin embargo, existe una solución. Con servicios financieros móviles, podemos integrar a las mujeres en el ecosistema financiero y ofrecer productos y servicios que se ajusten a sus necesidades.

Según el Banco Mundial las mujeres ahorran en promedio el 10 % y el 15 % de sus ganancias, sin importar lo bajos o impredecibles que sean sus ingresos. Las mujeres son ahorradoras responsables por naturaleza. Si aumentamos el acceso de las mujeres a la tecnología móvil digital, sus vidas y las de sus familias y comunidades muy probablemente mejorarán.

A través de Tigo Money, un servicio nuestro que les permite a las personas administrar sus fondos por medio de dispositivos móviles en América Latina, estamos estimulando el espíritu emprendedor permitiendo que las empresas y los individuos acepten pagos en línea de clientes que no están bancarizados. En El Salvador, por ejemplo, las mujeres pueden cobrar pagos de ventas directas por catálogo a través de la plataforma y dedicarse al comercio electrónico a través del teléfono.

También apoyamos la Iniciativa de “Mujeres Conectadas” de la GSMA en la mayoría de nuestras operaciones. Tigo El Salvador, por ejemplo, está comprometida a aumentar el uso de Internet por nuestras clientas de 48 % a 50 % para 2020.

Estos son algunos ejemplos de lo que se puede hacer para reducir la brecha digital de género y mejorar la sociedad para todos. En palabras de Phumzile Mlambo-Ngcuka, directora ejecutiva del programa de Mujeres de la ONU: “La necesidad de invertir en mujeres no se trata de un caso de caridad, se trata de empoderar a la humanidad”.

Lee también

Comentarios

Newsletter