Lo más visto

Acoso y abuso laboral

Cada 1.º de mayo se conmemora el Día Internacional del Trabajo, derecho fundamental para todos, pero en pleno siglo XXI, aún se mantienen ciertas prácticas en detrimento de muchos trabajadores, tanto en empresas privadas e instituciones públicas, haciendo que el ambiente laboral sea una pesadilla para estas personas.
Enlace copiado
Enlace copiado
Se han dado casos de acoso y abuso sexual, falta de pagos, horas extras, violencia física y psicológica por parte de jefes, gerentes y patronos, algunos han salido a la luz pública, otros han quedado por ahí olvidados, en otros se ha llegado a una conciliación entre las partes y el problema “queda resuelto”.

Sin embargo, lejos de quedar “resuelto” el problema, es todo lo contrario, los trabajadores se enfrentan a obstáculos mayores; encontrar un nuevo empleo es solo el primero de los calvarios, ya que los nuevos empleadores automáticamente los descartan como si se tratara de delincuentes no importando si estos han sido víctimas y se ha demostrado su inocencia, la situación se agrava más si el trabajador es mujer y pasa de los 35 años de edad, el segundo gran problema viene después: baja moral y autoestima, problemas económicos, intentos suicidas, etcétera.

Lo anterior es la punta del iceberg, lo más visible, pero el problema silencioso, el que casi no vemos, es el hostigamiento y acoso laboral, situación que viven a diario muchos trabajadores, los cuales reciben de sus superiores gritos, insultos, el ofrecimiento de “la calle” a cada rato, carga de trabajo en exceso, registros, colocación de cámaras y micrófonos, bromas pesadas, la puesta de “cascaritas” buscando que el trabajador se equivoque y tener pretextos para echarlo y no pagar indemnizaciones, o poner a familiares y amigos, etcétera, son algunas de las situaciones que muchos pasan a diario, pero por la misma “necesidad del trabajo”, que vale mencionar no lo tenemos en abundancia, deciden aguantar en silencio, todo esto permitido en cierta medida por el mismo sistema; el Ministerio de Trabajo realiza una buena labor, hay casos en los que han aplicado multas y han ejercido una gran presión a las empresas y estas han tenido que remover a los malos gerentes, pero en muchos otros casos parece que no tiene dientes o solo los tiene para algunas cosas, o para ciertas empresas. Mientras no tengamos una supervisión más constante, más visitas sin previo aviso, multas y castigos ejemplarizantes para los que practican este tipo de acciones, estos “pseudo profesionales” seguirán haciendo de las suyas.

Conocí el caso de una señora en una librería, que cuando llegué al mostrador salió llorando a atenderme, le pregunté qué le pasaba y solo me dijo “que había que aguantar por necesidad”; después supe que el gerente del lugar insultaba a sus empleados que debían llegar a las metas o de lo contrario les esperaba la calle, que había “cien” haciendo cola por ese puesto, se supone que el gerente era un “profesional”, todos los profesionales sabemos que esos “cien esperando” no es del todo cierto.

Quienes estén atravesando por estas situaciones y abusos deben armarse de valor y poner las denuncias respectivas, ahí está un equipo de instituciones que se encargarán de resolver estos casos: PNC, Ministerio de Trabajo, Procuraduría, Fiscalía, Derechos Humanos, las ONG de apoyo legal, etcétera, no podemos permitir que esto se siga dando, el derecho al trabajo y trato justo son universales y ningún “profesional” mediocre debe estar por encima de esos derechos y leyes.

También debo reconocer que hay empresas con buenos programas de RSE, buen trato a sus empleados, prestaciones, planes de carrera, con profesionales a cargo del personal que hacen honor a su título, estos últimos es lo que nuestra sociedad necesita, gente con alto grado de humanidad y profesionalismo.
 

Tags:

  • abuso sexual
  • acoso laboral
  • Dia del Trabajo
  • obstaculos
  • trabajadores

Lee también

Comentarios