Lo más visto

Más de Opinión

Acuerdo de Paz equivocado. Zapatos al revés

La alegría por la firma del Acuerdo de Paz entre Gobierno y guerrilla en 1992 se reduce cada día. Silenciamos las armas pero la guerra no terminó.
Enlace copiado
Acuerdo de Paz equivocado. Zapatos al revés

Acuerdo de Paz equivocado. Zapatos al revés

Acuerdo de Paz equivocado. Zapatos al revés

Acuerdo de Paz equivocado. Zapatos al revés

Enlace copiado
 Si la contienda fuera por la diferencia de sistemas económico-sociales, con respeto a la Constitución de 1983, que todos los funcionarios juraron cumplir, no habría que reprochar la lucha por el poder por medio del voto, si se respeta el sistema democrático republicano con la existencia de órganos de gobierno separados e independientes, con funcionarios públicos capacitados que no tienen más facultades que las que les dan la Constitución y las leyes, hasta podríamos olvidar las ilegalidades cometidas por el gobierno del FMLN, pero el núcleo socialista del siglo XXI, actualmente en el poder, gracias al respeto de dicho Acuerdo por las restantes fuerzas políticas, parece ser que siempre pensó ponerse los zapatos a su conveniencia, sin importarle la Constitución, para lograr la tierra prometida por el faro de luz (negra y casi apagada de Venezuela) que lo ilumina, y se puso los zapatos de charol que le dieron los engañados con las falsas promesas del maravilloso país que sería El Salvador, pero como pretenden gobernar como demócratas, el zapato derecho se lo pusieron en el pie izquierdo (su pie fundamental y quieren actuar de acuerdo con sus pretensiones y no al régimen constitucional) y el izquierdo en el pie derecho (pues hacen todo lo que critican que atribuyen a la oligarquía y gobiernos anteriores).

Se llega al extremo que los nuevos funcionarios públicos juran cumplir con la Constitución levantando el puño izquierdo, y lo peor es que uno fue nombrado viceministro de Justicia. ¿Qué justicia nos espera? ¿Será la de Venezuela? o la de Nicaragua? (país de asilo para procesados en materia civil); otros “representantes de los trabajadores”, puño izquierdo en alto para el Consejo Nacional del Salario Mínimo. ¿Cómo se respetará el sistema democrático de división de poderes y separación órganos?, cuando los ejemplos que siguen son de países que pretenden concentrar el poder en un solo órgano del Estado, el Ejecutivo, con absoluta dependencia de los otros dos, para legislar a conveniencia; y si hubiere discusión sobre cualquier decisión tener una sentencia a favor del poder hegemónico concentrado en quienes lo detentan.

Ante la realidad que puede venir por la indiscriminación del establecimiento del salario mínimo, surge la voz del amo amenazando que lo hará cumplir por la fuerza y que no podrán subirse los precios ni reducir la mano de obra, sin considerar que es más de tres cuartas partes el número de pequeñas y microempresas, para quienes ya había declarado la ministra de Trabajo que no se les aplicaría la decisión sobre dicho salario, ni por supuesto el seguro social, creando una diferencia sustancial entre una y otra clase de trabajadores.

Cuando se analiza el resultado del gobierno de turno y anterior, es impresionante el número de manifestaciones de protesta, por falta de pago, de deficiencia de servicios públicos como el agua, la energía eléctrica, la concesión de un privilegio en perjuicio de todos los habitantes de la ciudad con el SITRAMSS, que les permite utilizar exclusivamente una calle construida por el Estado, a costa de todos los salvadoreños que la pagamos con impuestos y otros con su sacrificio de no poderla usar, no obstante que solo se ve un bus transitando cuando hay cientos de vehículos atrapados en el tráfico de las calles laterales a las reservadas a una compañía ¿de propiedad privada?, con terminales que se han tomado parques y otras zonas de uso público, sin ninguna concesión legislativa que excluya a los otros medios de transporte colectivo (buses y taxis).

Tags:

  • acuerdo de paz
  • gobierno
  • fmln
  • sitramss
  • salario minimo

Lee también

Comentarios