Adalberto Santana: vida y pensamiento de Francisco Morazán

Enlace copiado
David Hernández

David Hernández

Enlace copiado

Uno de los últimos deseos del general José Francisco Morazán Quezada (1792-1842), antes de caer acribillado frente al pelotón de fusilamiento en San José, Costa Rica, sin habérsele celebrado juicio alguno, fue encargarle a su hijo, Francisco, que trasladase sus restos a El Salvador, "por ser el pueblo que más bien le había correspondido". Ello, después de que su Guardia de Honor, integrada por 40 salvadoreños de un total de 80 hombres, ofreció una tenaz resistencia de 88 horas hasta lograr romper el cerco que un ejército de cinco mil efectivos le había tendido en San José, aprovechando que el grueso de la tropa de Morazán se hallaba concentrado en Puntarenas y la otra parte se había dirigido a Guanacaste a repeler una invasión de Nicaragua. Se replegaron al cuartel de Cartago, donde fueron traicionados por el coronel Pedro Mayorga, jefe de la guarnición, que se había pasado a las huestes conservadoras.

Un plan de fuga, que sería cubierto a costa de sus vidas por la Guardia de Honor salvadoreña comandada por el general hondureño José Trinidad Cabañas, fue rechazado por Francisco Morazán. Uno de sus generales de confianza, el guatemalteco José Miguel Saravia, se suicidó con una dosis de estricnina y otro, el salvadoreño Vicente Villaseñor, se hundió su puñal en el pecho; ya moribundo, fue fusilado junto a Morazán.

Estos apasionantes aspectos puntuales de la biografía de Morazán así como el análisis de sus concepciones son estudiados por el doctor Adalberto Santana (México, 1948), en el libro "El pensamiento de Francisco Morazán", publicado recientemente por la Editorial Universitaria de la Universidad de El Salvador y que sale a la venta en estos días en la Librería Universitaria. El doctor Adalberto Santana es un experto latinoamericanista de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), donde es coordinador del Consejo Académico del Área de las Humanidades y las Artes (CAAHyA), y autor de libros ya clásicos como "El narcotráfico en América Latina" e "Interacción de los exilios en América Latina".

La tercera parte del libro es un tesoro para los historiadores, pues es la transcripción literal de todos los escritos que este prohombre centroamericano escribió, como cartas, proclamas, memorias o decretos; constituyen invaluables documentos históricos pero también testimonio del ideario y la lucha cotidiana de uno de los más grandes patriotas de nuestra América, a la par del mexicano Miguel Hidalgo, del chileno Bernardo O´Higgins, del uruguayo José Artiga, del argentino José de San Martín, del cubano José Martí o del venezolano Simón Bolívar.

Las ideas unionistas de Morazán conservan actualidad; solo una región centroamericana unida podrá enfrentar los gigantes desafíos de la modernidad a nivel regional, continental y mundial. El Salvador ha sido el principal impulsor de la unión centroamericana; fue en su capital donde se fundó la Organización de Estados Centroamericanos (ODECA) en 1951, antecedente del Sistema de Integración Centroamericana (SICA), creado en 1991.

Francisco Morazán, tal como lo demuestra esta investigación del connotado cientista mexicano, fue un visionario cuyo legado ha sido comprendido, a casi dos siglos de su asesinato, por las pequeñas parcelas de la nación centroamericana actualmente en busca de su plena integración.

Sus restos descansan en el Cementerio de los Ilustres del Cementerio General de San Salvador.

Tags:

  • Francisco Morazán
  • Adalberto Santana
  • patriotas
  • ideas unionistas

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines