Lo más visto

¿Adónde quedan los Acuerdos de Paz?

Todo el tema de la guerra de la década de los setenta y ochenta se trató de luchar por vivir en democracia.
Enlace copiado
¿Adónde quedan los Acuerdos de Paz?

¿Adónde quedan los Acuerdos de Paz?

¿Adónde quedan los Acuerdos de Paz?

¿Adónde quedan los Acuerdos de Paz?

Enlace copiado
Definitivamente, no de que años después viniera una dictadura de otro partido, tal y como el FMLN plantea ahora, según su aval a la resolución del recientemente celebrado Foro de Sao Paulo.

Los Acuerdos de Paz de 1992, firmados entre el Gobierno de El Salvador y el FMLN, comienzan afirmando: “Las partes ratifican el propósito enunciado en el Acuerdo de Ginebra del 4 de abril de 1990 de terminar el conflicto armado por la vía política al más corto plazo, impulsar la democratización del país, garantizar el irrestricto respeto a los derechos humanos y reunificar la sociedad salvadoreña”.

Desde 1992, ambas partes y hoy las mismas, puesto que el FMLN es también “el Gobierno de El Salvador”, se comprometieron a “impulsar la democratización” y el “irrestricto respeto a los derechos humanos”.

De todos es sabido que dentro de los derechos humanos se encuentran: a) el derecho a la libertad de expresión y b) el derecho a la justicia: de forma pronta, completa, imparcial y gratuita. Por lo que se acordó no tratar de controlar a los medios de publicidad y en cuanto a la imparcialidad de la justicia, se estableció específicamente: “El Consejo Nacional de la Judicatura estará integrado de manera que se asegure su independencia de los Órganos del Estado y de los partidos políticos” o sea, que la independencia de los Órganos del Estado formaron una parte esencial de lo acordado.

Por el otro lado, lo importante a comprender es que si las personas o instituciones que deben controlar y fiscalizar a los Órganos Ejecutivo y Legislativo son personas o instituciones afines y controladas por un mismo partido político, lo que sucede es que desaparece la soberanía del pueblo, pues de sobra es sabido que la independencia de poderes es indispensable para que la democracia subsista; ya que de otra forma dejan de existir los mecanismos de control que garantizan la salud democrática de las instituciones y que estas sigan bajo la supervisión y control de los ciudadanos.

A la luz de los Acuerdos de Paz de 1992, que son los que rigen nuestra convivencia pacífica, ¿cómo entonces se justifica que el FMLN avale la resolución del XXIII Foro de Sao Paulo, recientemente celebrado en Nicaragua, el cual llama a que “los gobiernos de izquierda deben controlar no solo el Poder Legislativo, sino el Poder Judicial, los aparatos militares y los medios de comunicación”?

En cuanto a la intención de controlar las instituciones militares, los Acuerdos de Paz establecen: “Conforme a lo establecido en la Constitución, la Fuerza Armada es una institución permanente al servicio de la Nación; es obediente, profesional, apolítica y no deliberante”. Luego, el solo hecho de pretender controlarla constituye un acto en contra de los Acuerdos y la Constitución misma.

En cuanto a las demás intenciones expresadas por el Foro y avaladas por el FMLN, el mismo Simón Bolívar, cuyo pensamiento se usa como estandarte de la Revolución Bolivariana de Venezuela, manifestó: “Huid de un país donde uno solo ejerza todos los poderes... las bases de la democracia deben ser la soberanía del pueblo, la división de los poderes, la libertad civil... y la abolición de los privilegios”.

En adición, Bolívar también expresó: “La confianza es lo que nos da la paz. No basta la buena fe, es preciso mostrarla, porque los hombres siempre ven y pocas veces piensan”.

Conviene entonces preguntarle al FMLN ¿adónde quedan los Acuerdos de Paz de 1992, si la intención expresa es la de tratar de controlar todo lo que garantiza la democracia?
 

Tags:

Lee también

Comentarios