Lo más visto

Agresividad en las redes sociales

Enlace copiado
Tulio E. Magaña M.

Tulio E. Magaña M.

Enlace copiado

Frases como "qué ignorante", "qué estupidez" y otras más violentas se leen a diario en los intercambios de opinión que se generan en las redes sociales. Algunos "memes" por sí mismos son ofensivos y otros no, pero muchos de ellos llegan a recibir más de mil opiniones distintas, con una avalancha de insultos, sarcasmo, arrogancia, agresiones y burlas de todos los colores y sabores.

Las redes sociales son espacios y herramientas donde se produce todo tipo de actividades. La violencia es una de tantas y por ser producida en plataformas diseñadas para generar notoriedad, sus alcances son muchas veces mayores que lo que se da en medios tradicionales.

No todos los que se expresan de esta manera en las redes son así de agresivos en su vida diaria, con sus clientes, por ejemplo, con sus vecinos, etcétera. La web es un espacio donde pueden expresarse sin exponer su rostro y, en algunos casos, su verdadero nombre. El ciberespacio les da la oportunidad de descargar su agresión y su arrogancia.

Este comportamiento es reflejo de la violencia social explícita o reprimida de nuestra gente. Los países de nuestra región tienen la peculiaridad de un historial de violencia que intensifica estas formas digitales de expresarla.

Cada vez que emitimos una opinión estamos haciendo referencia a lo que hay en nuestro interior, a nuestro pasado, a la forma en la que tendemos a relacionarnos con los demás; en suma, siempre que opinamos estamos haciendo una confesión pública.

Este grado de agresividad refleja la falta de tolerancia hacia otras formas de pensar, de sentir y de ver el mundo; indica la falta de aceptación de otros puntos de vista.

La violencia genera más violencia; es una espiral que comienza por un comportamiento incómodo; la otra persona responde un poco más fuerte y luego, la primera persona se enoja más y responde con insultos. El otro se enoja y le agrega golpes. Según un proverbio chino, "el simple aleteo de una mariposa puede crear un tornado"; un comportamiento agresivo puede desencadenar una gran guerra.

La cuestión en medios digitales es que no solo se está generando violencia, se está dando un fenómeno conocido como "la humillación pública". Se trata de un tipo de tortura, ya que busca menoscabar la dignidad del ser humano.

Han quedado víctimas que nunca volverán a ser iguales. Seres humanos marcados por la indiferencia y el "anonimato" que los medios digitales les proveen a sus victimarios que les han causado daño (aun de forma inconsciente). La primera barrera contra la violencia es la conciencia de su existencia.

¿Cuál es la solución? Solo basta responder con serenidad a la agresión. Es tan fácil de hacerlo, pero tan complicado para un corazón altanero y soberbio.

Si lo vemos fríamente, la violencia en las redes no tiene sentido. ¿Por qué el hecho de pertenecer a este u otro grupo político, religión, equipo deportivo, etcétera, puede llevar a las personas a esta acción de insultar a otros? La mejor reacción ante este tipo de agresión es ser empático con los demás. Cuando una persona es capaz de responder con empatía a otra que lo está molestando incrementa su inteligencia emocional y provoca una respuesta natural de empatía también en la otra persona.

Bajo una cultura de violencia, una persona que responde tranquilamente puede dar la sensación de ser cobarde, tímida o tonta, pero en realidad las personas son más estrategas cuando reaccionan empáticamente con los demás; es signo de asertividad. Al reaccionar comprensivamente nos estamos garantizando que la otra parte responda de la misma manera, porque una reacción empática tiende naturalmente a generar otra reacción empática.

Tags:

  • redes sociales
  • violencia
  • tolerancia
  • medios digitales
  • empático
  • asertividad

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines