Ahora es cuando...

Enlace copiado
Óscar Rubén Zelaya L.

Óscar Rubén Zelaya L.

Enlace copiado

Cada día nos acercamos a buscar enmiendas a la ley para realizar las elecciones y la fecha en que se emitirán los próximos votos para elegir alcaldes y diputados, pero en verdad no estamos preparados para una libre y consciente emisión del sufragio, no obstante, ni los partidos políticos ni las autoridades encargadas de ese proceso y menos los poderes gobernantes se han preocupado por realizar las reformas que urge efectuar para mejorar el sistema, será porque no les conviene ni les interesa, ya que los resultados anteriores dejan mucho que desear, especialmente porque la voz pública reclama que tal o cual funcionario de elección popular no sabe ni lo mínimo de las funciones que le corresponde ejercer y no es porque tenga mal carácter o sea su enemigo, sino que está a la vista todo lo bueno y lo malo que actúan.

Se sabe que quien acepta a los candidatos propuestos por los partidos políticos para que se les permita hacer propaganda es el Tribunal Supremo Electoral, en consecuencia, este organismo tendría que exigir los requisitos indispensables para autorizarlo, no cómo se efectúa en el momento, sino además considerar el conocimiento que debe tener el candidato sobre las funciones a desempeñar, ya sea profesionalmente o por experiencia comprobada, para esa toma de decisiones será probable una de las tantas reformas, sea a la ley secundaria o a la Constitución misma, lo cual requiere de tiempo que ya debería estar corriendo para llegar a marzo de los próximos comicios; esa decisión favorecería sustancialmente a la población, puesto que sea quien gane la elección será una persona capaz técnica y socialmente, no solo por el número de papeletas. Así se acabó la vida buena para los "políticos", los que únicamente aspiran a fuertes ingresos personales, por intereses partidarios o privados.

Se ha observado gestiones para evitar la corrupción y realizar obras de emergencia o de bienestar para grandes sectores ciudadanos y que faciliten los procesos de inversión, especialmente en la explotación de recursos naturales que actualmente se desperdician, lo que significa que este tipo de político tiene que tener inquietudes para ayudar a desarrollar al sector productivo del país; en este segmento puede considerarse las reformas en los tres poderes del Estado para hacerlos más eficientes, si analizamos el caso de la Asamblea Legislativa, que se considera la más autónoma en su forma y el comportamiento de sus integrantes, que se dice representan al pueblo, pero lo defraudan, ya que muchos de sus diputados asisten a las sesiones de comités o plenarias cuando disponen de su tiempo personal, por lo que debería cancelarse una parte de salario básico y otra por "dietas", pagaderas de acuerdo con el número de reuniones que asistan, de esta manera se pagará por su trabajo efectivo con el dinero que proviene de los impuestos públicos.

Cualquier otra reforma debería dirigirse al control de la seguridad del votante y de las urnas durante el recuento final de la votación, de igual manera es importante garantizar la seguridad desde el ingreso a los centros de votación, tanto por elementos de la autoridad como de los partidos implicados en el proceso. Por nuestra idiosincrasia, lo seguro es que haya oposición a las reformas que afecten los intereses privados, en consecuencia corresponde a las organizaciones cívicas y defensoras de las leyes del país y del desarrollo en general organizar programas que difundan las reformas que realmente sean necesarias para aceptar candidatos realmente capacitados para los puestos de elección popular.

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines