Lo más visto

Ahora ya se sabe con certeza que la competencia real será entre tres

En el pasado hemos sufrido, como medio, las injustas consecuencias derivadas de que se nos atribuya querer favorecer determinadas opciones políticas.
Enlace copiado
Enlace copiado
Lo que se venía previendo desde hace algún tiempo quedó definido ayer lunes, cuando el ex Presidente Elías Antonio Saca confirmó públicamente que se lanza a la contienda presidencial de cara a los comicios de 2014. Esto establece un hecho novedoso en comparación con lo que ha venido ocurriendo en el país desde siempre, pues nunca antes un ex Presidente ha aspirado formalmente a ser elegido de nuevo. Desde luego, las condiciones actuales de la realidad política nacional no le dan ninguna seguridad a nadie de que los resultados saldrán a su favor, sino más bien lo que ahora los partidos y los candidatos tienen enfrente es un desafío sin precedentes para conectar con el electorado haciendo propuestas que convenzan de veras sobre las soluciones factibles y convenientes para los grandes problemas del país.

En ese escenario, todos debemos cumplir con el rol que nos corresponde, ya que una elección presidencial siempre tiene gran incidencia sobre la sociedad en general y sobre los ciudadanos en particular. Como medio permanentemente caracterizado por el servicio al bien común por la vía de la información y de la opinión cotidianas, nuestro deber es reafirmar, sin ninguna reserva ni sesgo, que no estamos a favor ni en contra de nadie, y que lo que nos toca es presentarle a la ciudadanía, con absoluta independencia y responsabilidad, lo que va sucediendo en el día a día de la campaña, de tal manera que el elector pueda recoger los insumos de análisis que, personal y libremente, estime oportunos para ejercer su decisiva función electora.

Es evidente que en el ambiente hay muchas ansiedades y pasiones desatadas, y eso lo que hace es perturbar los ánimos y distorsionar las percepciones. Los políticos tendrían que hacer acopio de un mínimo de serenidad y sensatez para hacer valer sus posiciones y sus propuestas de cara a un electorado cada vez más exigente; y todos aquéllos que se inclinan o se decantan por el apoyo a una opción determinada están llamados a seguir la misma línea de conducta, para que la competencia electoral no sea un derroche de pasionismos y descalificaciones, sino un ejercicio de argumentos valederos y de posiciones ejemplarizantes.

En el pasado reciente hemos sufrido, como medio, las injustas consecuencias derivadas de que se nos atribuya querer favorecer determinadas opciones políticas. Por eso, en esta coyuntura tan especial del proceso democrático del país, reafirmamos nuestra voluntad independiente y nuestro compromiso orientador sin ataduras de ninguna índole. Respetamos el proceso, y nuestra mejor forma de hacerlo es contribuyendo a que todo lo que ocurra pueda ser conocido en forma veraz y oportuna.

Hoy, a los partidos y a sus candidatos les corresponde hacer su trabajo para ganar voluntades ciudadanas dentro de las posibilidades y las habilidades de cada quien. Como hemos venido manifestando desde que inició esta campaña de hecho hace ya bastantes meses, la contienda actual reclama una creatividad y una credibilidad sin precedentes en todos y cada uno de los que están en competencia. En esos planos es donde habrá de jugarse la suerte de los resultados en las urnas, y esto es algo naturalmente compatible con la lógica democrática.

Lo que esperamos, desde nuestra posición ajena a intereses y a personalismos, es que lo que el electorado decida sea bueno para el país y su proceso. Y eso depende de lo que cada quien haga para ganar la confianza y mover el apoyo de los ciudadanos electores.

Tags:

  • desafio
  • informacion y de la opinion
  • libremente

Lee también

Comentarios