Lo más visto

Al celebrarse el Día Mundial de la Libertad de Prensa hay que poner especial énfasis en el imperativo de preservar esta libertad esencial

Y en ese sentido expresamos nuestra preocupación y nuestro reclamo por el uso recurrente de la retórica antimedios desde las posiciones gubernamentales más altas, comenzando por la misma Presidencia de la República.
Enlace copiado
Enlace copiado
Cada 3 de mayo se celebra, desde 1993, el Día Mundial de la Libertad de Prensa, proclamado por Naciones Unidas a iniciativa de la UNESCO. Dicha celebración, tan necesaria siempre, asume en estos días una connotación verdaderamente trascendental porque estamos enfrentándonos en todas partes a muchas formas nuevas de atacar esa libertad aludida, que sin duda es clave para asegurar no sólo el buen desarrollo en todos los órdenes de la sociedad sino también, y de manera decisiva, el sano desenvolvimiento del régimen de libertades que le da vida y sostén a una verdadera democracia.

La tarea de informar y de generar opinión es, sin duda, un factor de primer orden para que cualquier sociedad pueda funcionar de manera eficiente y segura. Como siempre, las principales amenazas contra la libertad de expresión y de prensa emanan del ejercicio autoritario del poder, que en los tiempos más recientes viene asumiendo en el entorno latinoamericano formas populistas que tienen ahora mismo a muchos gobiernos dizque de izquierda al borde del colapso por distintas vías y de resultas de su propia inoperancia. Es entonces cuando resurgen los más enconados ataques contra los medios de comunicación independientes, que son los que no se prestan a ningún juego interesado, venga de donde viniere.

Las argumentaciones del autoritarismo crispado por su propia inviabilidad son meras autodefensas que se quieren basar en lo indefendible. La prensa, en cualquier lugar y circunstancia que sea, está en el deber de dar a conocer lo que ocurre en los hechos, aunque eso incomode o perturbe al poder establecido. Lo que estamos viendo y oyendo es una retórica antimedios, haciendo uso de figuras totalmente artificiosas como esa de alegar que las críticas encubren intenciones de Golpe de Estado, que ahora los propagandistas del populismo autoritario califican como “Golpe suave”. Lo cierto es que no hay retórica que valga cuando la realidad es la que se hace sentir. Y en ese sentido expresamos nuestra preocupación y nuestro reclamo por el uso recurrente de la retórica antimedios desde las posiciones gubernamentales más altas, comenzando por la misma Presidencia de la República.

Por nuestra parte, y en seguimiento de una línea de conducta institucional fundada en valores como la libertad, la verdad y la lealtad a los principios originarios, este Día reiteramos el compromiso siempre renovado de mantenernos fieles a los intereses básicos del país y de su gente, ya cuando estamos a una semana de cumplir el primer año de nuestra segunda centuria de existencia.

Como muy bien se dijo en la proclamación de este Día en el seno de la ONU, “una prensa libre, pluralista e independiente es un componente esencial de toda sociedad democrática”. Constituye, pues, deber ineludible comprometerse sin reservas con el ejercicio de la sana convivencia social y con la práctica de la inteligente armonía política, asumiendo siempre que las diferencias no deben ser armas de ataque ni las afinidades tienen por qué convertirse en instrumentos de complicidad. Nuestra democracia en acción está demandando a diario que haya respeto e integración en el ambiente, entre todos y en todo sentido.

Tags:

  • libertad
  • prensa
  • medios
  • unesco

Lee también

Comentarios