Lo más visto

Al filo de lo absurdo

¿Ser madre es malo? ¿Abolir la familia y el matrimonio? ¿La liberación sexual? ¿El aborto, incesto, pedofilia, eutanasia como un derecho? ¿Es en serio? Esto es lo que va avanzando a pasos agigantados y lo que nos quiere imponer la ideología de género. La figura de la madre constituye para ellos la sumisión y la represión sexual, hay que liberar a la mujer de la maternidad.
Enlace copiado
Al filo de lo absurdo

Al filo de lo absurdo

Al filo de lo absurdo

Al filo de lo absurdo

Enlace copiado
La mujer casada es una esclava. La familia biológica, fundamentada en el matrimonio, indisoluble, abierto a la procreación, es la culpable de imponer artificialmente los roles masculino y femenino a los hijos que educa, por lo tanto, es la primera de las instituciones que es necesario destruir.

Esta ideología defiende que las diferencias entre el hombre y la mujer son construcciones culturales, independientemente del sexo. El género es el que caracteriza al ser humano y cada uno lo escoge libremente, cada vez que lo prefiera. Lo importante es la psicología, las apetencias y el papel social que la persona desee escoger. La gran tragedia es que la proponen como un modelo y una forma de vida, un nuevo tipo de ser humano, otro modelo humano. Parecería ciencia ficción, pero a pesar de su carácter aberrante e irracional, se va colando en los gobiernos.

Han sabido manipular e incitar nuestra concupiscencia de la carne y la soberbia de la vida. El orgullo y la sensualidad son exaltadas para que esta revolución incendie las almas. Toda esta revolución sexual, con su manipulación de lenguaje, su propaganda en las universidades y medios de comunicación, su apoyo por parte de organismos mundiales, su introducción en legislaciones nacionales e internacionales y su intromisión en las escuelas son parte de este nefasto éxito. El autor más aclamado por la Ideología de Género, Michel Foucault, afirmaba: “Las pasiones más irracionales son sabiduría y razón. Allí el hombre está finalmente en armonía con su naturaleza”. “Todo límite u orden a la pasión de la carne y al egoísmo es una tiranía insoportable”.

Han sabido explotar las debilidades y las pasiones humanas, usando un lenguaje que el hombre acepta fácilmente, por ejemplo “interrupción del embarazo”, lo que en realidad es un crimen horrendo en el vientre materno, y muchas otras expresiones como “sexo seguro, salud sexual y reproductiva, pro mujer, pro familia” para justificar los ataques a la vida mediante el uso de preservativos, anticonceptivos, abortos, etcétera. Palabras que no realcen ninguna injusticia o sufrimiento porque de lo contrario fueran inaceptables.

Desgraciadamente lo que esta corriente ideológica de género prometía: “Un estado de felicidad permanente”, ha conseguido totalmente lo contrario y tanto, que los poderes políticos lo tratan de ocultar. Le ha robado al hombre contemporáneo la verdadera felicidad y lo está llevando hacia un abismo, ha traído una multitud de dramas personales a la sociedad, fracasos matrimoniales, hombres frustrados por sus insaciables experiencias sexuales, el abandono de los mayores, los traumas post abortos, el vacío emocional y afectivo de los niños sin padre o madre, y una larga lista de infortunios por la falta de una verdadera familia.

En el orden natural, no existe otro modelo ni otra escuela de valores que no sea la familia basada en el matrimonio natural. Dice monseñor Alberto Brazzini: “Es tiempo para que los laicos unidos en matrimonio den un testimonio de amor convincente que se eleve como un faro de esperanza en medio de las tinieblas del egoísmo y la descomposición familiar que se multiplica en nuestro mundo”.

Rescatemos nuestros niños y jóvenes, regresemos al principio y enseñémosles que la verdadera felicidad no está en la lujuria, sino en la castidad. No está en el libertinaje, sino en la templanza. No está en la soberbia, sino en la humildad. No está en el odio, sino en el amor y solo así seremos capaces de alcanzar esa plenitud que trasciende a la eternidad.

Tags:

  • madre
  • familia
  • matrimonio
  • pedofilia
  • eutanasia
  • aborto

Lee también

Comentarios