Al oído de ARENA: el último consejo de don Armando

Enlace copiado
Enlace copiado

Médico psiquiatraHace 15 días escribía al oído del FMLN y advertía que el alcalde Bukele necesitaba ser expulsado, para inmediatamente después lanzar su campaña presidencial; ya pasó. Hoy toca hablar al principal Partido de oposición sobre el último consejo que el doctor Calderón Sol diera a un grupo de ciudadanos, desde su casa, cuando ya la enfermedad lo agobiaba, pero muy lejos de vencer su espíritu, el que siempre fue indomable y diáfano.

Quisiera hoy hablar de don Armando como ciudadano valiente, como padre y esposo abnegado, como hombre integérrimo, hijo de una familia del más noble abolengo, que es dado por la honestidad y la entrega a la patria; pero de él ya han hablado muchos; y muchos seguirán hablando, sin importar los insultos de los malos hijos de El Salvador que se esconden en el anonimato para escupir su veneno. Hoy debo hablar del último consejo que le escuché, junto con otros ciudadanos preocupados por el futuro del país. Esa tarde, agotado por la enfermedad, pero con la mente lúcida y con una claridad política meridiana, cuando alguien le preguntó cómo hacer para ganar las elecciones presidenciales, sin tapujos advirtió que ARENA sola, no lo podría hacer; que para conseguirlo, necesitaba la alianza con los otros sectores de la derecha, incluyendo a la sociedad civil. Él temía que los Partidos pudieran estar alejándose de las necesidades del Pueblo y advertía que buena parte de la población se mostraba indiferente a lo que los Institutos políticos decían. En cinco palabras, el viejo proverbio seguía siendo útil: “la unión hace la fuerza”.

Cuánto siento, que los dirigentes de la oposición (o los grupos de Poder) no entiendan esa expresión y por el contrario, continúen empeñados en catapultar la candidatura de alguno de los precandidatos, olvidando la imperiosa necesidad de trabajar en las elecciones para diputados y alcaldes. ¿Se han percatado de que esta legislatura será la encargada de elegir a la nueva Sala Constitucional y al fiscal general de la República? ¿Han considerado que el FMLN hará lo imposible por no nombrarlos, para evitar amparos o declaratorias de inconstitucionalidad; y así gobernar por decretos ejecutivos? ¿Se dan cuenta de que por hoy ustedes son la única fuerza política que pudiera detener el avance del marxismo del siglo 21; pero que no tienen un pasaje eterno y que si no hacen bien su trabajo, pudieran perder al país y hacer que su Instituto desaparezca? ¿Notan que el mundo hoy es distinto de lo que fue hace treinta años y que es necesario enmendar los errores del pasado, proponiendo ideas novedosas y prácticas que logren sacar a nuestra patria del caos en que el FMLN lo ha situado?

Si se han percatado de todo esto, ¡que están esperando para actuar!; y si no lo han hecho, ¡por amor de Dios, reaccionen! Porque el barco se hunde para todos. No podemos perdernos en más divisiones; aquí lo prioritario y lo urgente son la misma cosa. Dejen que las presidenciales sean cuando corresponda y enfóquense en los diputados y alcaldes. Vienen tiempos difíciles; nuevos enemigos se asoman disfrazados de falsos mesías y las viejas caras conocidas no son mejores.

Si no escuchan a la distancia el consejo de don Armando, después será demasiado tarde.

Lee también

Comentarios

Newsletter