Lo más visto

Más de Opinión

Alcemos nuestra voz

Enlace copiado
José Afane

José Afane

Enlace copiado

Política es un juego en el que mucha gente mala hace sus movidas, cuando la gente buena no está mirando. Política es el motor que desvía sus impuestos a destinos macabros. Política es el cáncer que perpetúa la corrupción y que logra que la codicia se alimente de ganancias y beneficios. No espere ninguna edificación pura en el juego de los políticos.

Mientras tanto, la gente buena, normal y decente, enfocada trabajando, sin meternos en el actuar podrido de los políticos. De cierta forma somos cómplices de tanta podredumbre pues, aunque nos demos cuenta de sus movidas, no alzamos nuestra voz pues tenemos cosas más importantes en que ocuparnos.

Hemos visto tanto trapo chuco salir al sol. Estamos cansados de escuchar uno tras otro político defenderse de sus marañas. Ver tanta gente recibiendo plata debajo de la mesa, licitaciones con amaño, proyectos públicos, mal diseñados, con semejantes desórdenes financieros y, la semana pasada, la nefasta acusación a un servidor público honrado, condenado a pagar 12 años de cárcel, por el mal manejo de $13 millones, del presupuesto de una carretera que costó tres veces su presupuesto original.

Con este precedente, serán muy pocas las personas honradas que decidan incursionar en política, pues les puede pasar lo mismo que al Lic. Jorge Nieto. Él se metió a jugar en un equipo de políticos manchados, que lo llevaron a la más profunda deshonra. Jugó correctamente en una cancha sucia, en la que la justicia estaba del lado de los corruptos. Ensució su honra en un mar contaminado de pirañas.

Nieto fue hostigado por más de diez años, pero no escuché a ningún político dar la cara por él. No tuvo de otra que dedicarse a trabajar, esquivando los problemas del pasado, pero al final de la historia terminó pagando la cuenta.

La justicia no jugó el papel que le corresponde. Acusaron al más fácil, y al resto de responsables, ni siquiera los mencionaron. Queda un sabor amargo, ya que no nos explicamos el porqué de tal injusticia.

¡Cuidado! La corrupción le está ganando a la justicia, y más cuidado con los políticos que están encubriendo sus malas prácticas, llevándose de encuentro a gente honrada. Cuidado también si usted se queda callado, por estar enfocado en "cosas más importantes".

Que sirva el caso Nieto para que les contemos las costillas a los políticos, para que exijamos justicia, para frenar las movidas chucas, para exigir el buen uso de nuestros impuestos, para que, finalmente, alcemos nuestra voz.

El fiscal general ya se dio por aludido, y especificó que se ha omitido investigar al "principal implicado", quien seguro entonará el cántico corrupto de que "el caso ya prescribió." ¡No nos podemos quedar callados! Si no decimos ni pío, el Sr. Saca en diciembre comerá pavo en su casa; el Nica feliz en el vecindario, y aquí como que nada ha pasado.

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines