Algunas reflexiones al cierre de 2019

Estamos a pocos días de terminar 2019, momento oportuno para hacer un necesario alto en el camino y reflexionar sobre lo acontecido en el año, tanto en el plano colectivo como sociedad, como en el individual, y así evaluarnos, hacer autocrítica, plantear áreas de mejora y corregir lo que haya que corregir, pensar en nuevos planes, etcétera. Aunque pueda parecer trillado, es sano trazarnos nuevos propósitos y metas, y trabajar con esmero para cumplirlos.

Enlace copiado
Javier Castro De León

Javier Castro De León

Enlace copiado

Para ser un mejor país, se necesita que todos los salvadoreños asumamos la responsabilidad que nos corresponde desde nuestros propios ámbitos y esferas de acción. Esto implica por una parte, que el Estado y los funcionarios y empleados públicos deben desempeñarse con honestidad y con estricto respeto a la legalidad; pero por otra parte, también todos los demás actores de la sociedad tenemos la obligación de hacerlo. Para esto lo que se requiere es que se fortalezca la cultura de legalidad. Problemas muy serios que vivimos, como la violencia, la impunidad y la corrupción, tienen relación precisamente con la débil cultura de legalidad.

A continuación, me referiré a algunos de los aspectos positivos y negativos que pueden destacarse en 2019, pues por limitaciones de espacio no puedo desarrollar otros más.

Dentro de lo positivo, cabe señalar la importante reducción de los homicidios, siendo el reto que esta sea sostenible en el tiempo y que además se controlen otros delitos que continúan afectando gravemente a la población, como las extorsiones, y que también se le preste atención al problema de las desapariciones. Otro aspecto positivo es que la percepción en el clima de inversión ha empezado a mejorar, después de un marcado deterioro en los últimos años; sin embargo, esto no significa que ya estamos en condiciones óptimas en cuanto a la confianza que requieren los inversionistas, sino que hay algunas expectativas y que por ende debe continuarse trabajando en ello, reduciendo la tramitología, modernizando el Estado y digitalizándolo, reduciendo la discrecionalidad y brindando seguridad jurídica.

Dentro de los aspectos negativos, se encuentra la libertad de expresión, en situaciones tales como: la desinformación; el acoso digital contra periodistas o contra miembros de la sociedad civil que cuestionan al poder; la intolerancia a la crítica y la estigmatización de los medios; y la censura indirecta al prohibir el ingreso de algunos medios a conferencias de prensa en CAPRES, etcétera. Preocupa mucho también la filtración de datos personales de solicitantes de información pública que administraba el IAIP hacia CAPRES.

En lo que respecta a la responsabilidad que tenemos los ciudadanos, es importante dimensionar el poder que tenemos en nuestras manos, para participar más y exigir rendición de cuentas y llevar a cabo ejercicios de contraloría ciudadana a los entes públicos. Pero también tenemos otras responsabilidades asumiendo en nosotros la cultura de legalidad, respetando la ley y no tolerando la corrupción, ni la cultura del "vivo"; así como en pequeñas pero importantes acciones, como no botar basura en la calle, respetar las reglas de tránsito, etcétera.

Que 2020 sea un año próspero, de avances y no de retrocesos, con una ciudadanía cada vez más activa y empoderada. ¡Feliz Año Nuevo y que Dios bendiga a El Salvador!

Tags:

  • responsabilidad
  • homicidios
  • clima de inversión
  • libertad de expresión
  • CAPRES
  • ciudadanos

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines