Lo más visto

Más de Opinión

Algunos desafíos planteados en Davos 2020

Enlace copiado
Javier Castro De León

Javier Castro De León

Enlace copiado

En estos días se ha estado llevando a cabo en Davos la reunión anual del Foro Económico Mundial, que desde 1971 congrega a líderes mundiales de gobiernos, sociedad civil, sector empresarial, academia, entre otros, para discutir temas de transcendencia mundial, con el objeto de construir agendas globales y regionales, que persiguen lograr un mejor desarrollo de los países.

La agenda que se está tratando en este año incluye temas de gran importancia, tales como: cambio climático, geopolítica, importancia de la institucionalidad para el desarrollo económico y social, desafíos de la 4ª Revolución Industrial y el rol de las empresas, Ciberseguridad, retos de la globalización, y pobreza y falta de crecimiento. Sobre estos tópicos están girando las discusiones, buscando construir una agenda proactiva que sirva para enfrentar los distintos desafíos.

En el caso de América Latina, se llevaron a cabo sesiones en donde se señaló que algunos de los problemas más apremiantes que se tienen son: la brecha de la desigualdad, los altos niveles de informalidad, los bajos niveles de crecimiento, los insuficientes niveles de calidad educativa que dificultan aprovechar las oportunidades de la 4ª Revolución Industrial, y el desencanto con los gobernantes por tantos casos de corrupción. Esta es una brújula que nos permite tener una radiografía y tomar acciones, sobre todo porque muchos de estos desafíos los tenemos en El Salvador.

El secretario general de la OCDE, durante un panel sobre perspectivas estratégicas para América Latina, expresó que en la región el desencanto social viene desde hace décadas, porque ha dejado a muchas personas atrás, y que uno de los retos está en darles las herramientas para incorporarlas en la economía digital. Mencionó que dicho descontento está vinculado con la mala calidad de los servicios públicos, lo que está directamente relacionado con la corrupción, y que este es un cáncer que causa que las personas desconfíen de los gobiernos, y que los lleva a cuestionarse el destino de los fines para los que se usan los impuestos si el dinero se pierde en corrupción; y que el gran reto que tienen los países es que las personas recuperen esa confianza.

Ciertamente, esta realidad no escapa a El Salvador, pues la corrupción es uno de los problemas más graves que hemos venido teniendo, ejemplo de ello son los casos de expresidentes procesados por delitos de corrupción; grandes obras de infraestructura perdidas por negociaciones oscuras; contrataciones de servidores públicos sin mérito y prestación de servicios de mala calidad, abuso en el uso de los recursos públicos, etcétera.

Una de las consecuencias que causa la corrupción es que los ciudadanos pierdan la confianza en las instituciones democráticas, lo que además genera desencanto con la clase política, lo cual es muy grave, pues al final se termina debilitando a la misma democracia. Asimismo, no debe perderse de vista la calidad de los servicios públicos que recibe la población, puesto que esto también lleva a debilitar la confianza en el Estado.

Es necesario que la corrupción se combata efectivamente y que esta no sea tolerada, ni que se rechace en unos casos y se permita en otros. El Estado debe ser eficiente, transparente y con vocación de servicio, para poder resolver los problemas que agobian a la ciudadanía.

Tags:

  • Davos
  • Foro Económico Mundial
  • América Latina
  • corrupción
  • confianza

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines