Alternativas al encarcelamiento en la juventud

A pesar de la infértil polarización política, existe una iniciativa con el potencial de unificarnos para tratar de encontrar soluciones a uno de los problemas más serios que abate nuestra nación.
Enlace copiado
Alternativas al encarcelamiento en la juventud

Alternativas al encarcelamiento en la juventud

Alternativas al encarcelamiento en la juventud

Alternativas al encarcelamiento en la juventud

Enlace copiado
Esta urgente iniciativa debe estar centrada en explorar alternativas al encarcelamiento, rehabilitación, entrenamiento y oportunidades de trabajo.

El número de salvadoreños encarcelados ha aumentado enormemente, sobrepasando ya los treinta mil y continúa aumentando. Gran parte de este aumento es el resultado de “la guerra contra las maras y narcotráfico”. Dado nuestro incompetente y corrupto sistema judicial, indudablemente, existen numerosos encarcelamientos juveniles injustificados. Este masivo encarcelamiento tiene sus costos:

Casi el 100 % de estos prisioneros son adolescentes y adultos jóvenes, pobres y sin educación, conocidos factores socio-económicos determinantes de pobre salud.

Individuos con pobre salud están a riesgo de encarcelamiento. En lugar de recibir tratamientos para la drogadicción y enfermedades mentales, son encarcelados. Encarcelamiento causa enorme deterioro en la salud: enfermedades transmisibles y abusos físicos o sexuales son rampantes entre prisioneros. La dureza y aislamiento social también corroe la salud mental.

Las desventajas socio-económicas posencarcelamiento están relacionadas con el estigma y referencias sociales negativas de ser exprisionero, lo que contribuye a ese círculo de pobreza –violencia, fatalidades por sobredosis de droga, suicidio, depresión, estrés postraumático comúnmente vistos en adultos encarcelados en su juventud.

Encarcelamiento también causa destructivas consecuencias socio-económicas, psicosociales y funcionales en la edad adulta, las cuales están directamente relacionadas con la duración de encarcelamiento en la juventud. Más meses en la cárcel, peores los problemas de salud general en adultos.

Enorme desgaste financiero público, el cual sigue aumentando en proporción aún mayor que la inversión estatal en educación superior. Si continuamos gastando inapropiadamente en prisiones, otras prioridades presupuestarias en la agenda nacional tendrán que ser sacrificadas.

Encarcelamiento es parte de la seguridad pública; pero expertos opinan que los costos sociales y económicos superan los beneficios. Alternativas ayudan a reducir los gastos causados por el encarcelamiento y el repulsivo hacinamiento en las cárceles.

¿Cuáles son las alternativas?

Cualquier forma de castigo que no sea encarcelamiento. Los tribunales deben dictar sentencias que aparejen el ofensor con el crimen cometido, que proteja al público y que disminuya la repetición de las ofensas. Alternativas al encarcelamiento mantiene a los ofensores con sus familias y en sus trabajos generando salarios.

Expertos opinan que probación (bajo vigilancia electrónica); restitución (el individuo paga por los gastos incurridos por el sistema judicial) y servicios comunitarios (trabajo no-remunerado para organizaciones cívicas) son sentencias adecuadas por crímenes no-violentos y que el encarcelamiento es únicamente apropiado, si estas alternativas fallan.

Rehabilitación. Con un significante porcentaje de prisioneros drogadictos y con enfermedades mentales, el tratamiento de la adicción es esencial. Tratamiento mantiene sobriedad y más beneficioso económicamente que encarcelamiento.

Entrenamiento para futuros empleos. Habilitando casas de recuperación, ofreciendo servicios de salud y ayudando a obtener empleo son indispensables. Para aquellos individuos con algún nivel de educación, la inversión en entrenamiento es recuperable y empleo es potencialmente obtenible.

Grupos religiosos comunitarios. Estos deben activamente participar en sus comunidades cooperando con la solución de este problema. El gobierno y organizaciones no gubernamentales no pueden hacerlo sin esta ayuda.

Existen numerosas personas que comenzaron la carrera de la vida desde diferentes circunstancias y reconocen que tomaron decisiones equivocadas con resultados terribles. Estas personas son definitivamente redimibles. Todos debemos tener una segunda oportunidad.

El Colegio Médico y Asociación de Pediatría deben aumentar esfuerzos para prevenir el encarcelamiento de jóvenes, enfocando factores socio-económicos determinantes de la salud y tratando de mitigar los efectos de potenciales de encarcelamiento en la juventud.

Tags:

  • juventud
  • crimen
  • pandillas
  • prision

Lee también

Comentarios

Newsletter