Alto a la Nicaragüización de El Salvador

Ortega, al igual que Bukele, subieron a su barco a radicales de izquierda, militares, jueces, sindicatos y funcionarios sobalevas de los mismos partidos que demonizan.

Enlace copiado
José Afane - Columnista de LA PRENSA GRÁFICA

José Afane - Columnista de LA PRENSA GRÁFICA

Enlace copiado

En Nicaragua, un violador revolucionario apalancado por sus allegados y los fusiles toma control de todos los poderes del Estado, persigue a sus opositores, controla la libre expresión, y se atornilla en el poder. ¿Cómo se llama la obra? "Sin democracia ni libertad".

En El Salvador, el FMLN (antiguo partido de Bukele) y ARENA no pudieron conducir al país por un rumbo de satisfacción social, error que aprovechó Bukele para llegar al trono y consolidar su estrategia populista. Su adicción al poder se evidencia con tanta movida para abarcar cada vez más, con sus intentos de sofocar la democracia, y la implementación de maniobras para su reelección. Al igual que en Nicaragua, el desencanto de la población llegará demasiado tarde. ¿Cómo se llamará la obra? "Perdimos por majes".

Hoy por hoy, es más grande el odio en contra de los malos de la película, los obsoletos FMLN y ARENA, terreno fértil para la consolidación del populismo y más corrupción. La misma cantaleta de "lucha de clases", "el pueblo", "los mismos de siempre" y "el dinero alcanza cuando nadie roba" escucharon los nicas, y escuchamos los salvadoreños hasta la saciedad. Ortega, al igual que Bukele, subieron a su barco a radicales de izquierda, militares, jueces, sindicatos y funcionarios sobalevas de los mismos partidos que demonizan. Es tan predecible el libreto, y tan corto el tiempo para evitar la Nicaragüización de El Salvador, que urge ponernos las pilas para que no caer en esa desgracia.

Para colmo, GANA, PCN y PDC, partidos "chancleta", "peperecha" y "bisagra", nunca han mostrado tener una línea clara e independiente, y se han alineado con el mejor postor. Su nulo poder político ahora los ve convertidos en larvas de Bukele adictos también al dinero y al poder.

Y así vamos navegando en un barco a la deriva con bandera "antipolítica", durmiendo a la gente y siguiendo el script mentiroso de dictadores como Franco: "Hagan como yo, no se metan en política"; Hitler: "¿Política? Yo ya no hago política"; y Castro: "No somos políticos, hicimos una revolución para echar a los políticos".

Mientras tanto, en la Asamblea, preocupa el actuar clientelista, burocrático y nepotista de diputados que aprueban un deficitario presupuesto cuyas prioridades apuntan a su pellejo, no hacia una visión de desarrollo del "pueblo salvadoreño" que dicen representar.

El llamado es unirnos para evitar la Nicaragüización de El Salvador; involucrarnos y pronunciarnos contra las movidas chucas del gobierno. Es importante señalar la corrupción y las agendas mezquinas de los políticos de turno, y defender nuestra libertad de expresión.

Qué bueno que, en El Salvador, podemos levantar bandera en columnas como esta. Cierto, estamos bien jodidos, con una deuda pública enorme, pero no perdamos la capacidad de pensar, razonar, marchar en contra, y ver la realidad como es, sin miedo a expresar nuestra opinión.

UN PÚBLICO INFORMADO
DECIDE MEJOR.
POR ESO INFORMAR ES
UN SERVICIO DE PAÍS.
APOYA A LOS CIUDADANOS QUE 
CREEN EN LA DEMOCRACIA
Y HAGAMOS PAÍS.

Hacemos periodismo desde hace 106 años. Y ahora, como en otros periodos de la historia de El Salvador, el periodismo es fundamental para que la opinión pública se fortalezca.

HAZTE MIEMBRO Y DISFRUTA DE BENEFICIOS EXCLUSIVOS

Hágase miembro ahora

Tags:

  • Nicaragüización
  • Bukele
  • populismo
  • Asamblea

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines