Lo más visto

Más de Opinión

Amnesia y “yo no fui, fue Teté”

Algunas organizaciones y movimientos, críticos del gobierno, presentan diagnósticos sobre el estado del país.
Enlace copiado
Amnesia y “yo no fui, fue Teté”

Amnesia y “yo no fui, fue Teté”

Amnesia y “yo no fui, fue Teté”

Amnesia y “yo no fui, fue Teté”

Enlace copiado
Cifras acusadoras son presentadas, cifras que respaldan la frágil situación del país. Frecuentemente existe una amnesia que responsabiliza principalmente a los gobiernos del Frente y alimenta la estéril y paralizante polarización que tanto afecta al país.

Al llegar al poder, se le puede imputar al FMLN el haber sido un buen alumno de ARENA, emprendiendo el mismo camino de favorecer al partido en detrimento de la ciudadanía, gastando de manera agravada los recursos del Estado y además no siendo muy lúcido en cuanto a obras de infraestructura (redondel Masferrer, SITRAMSS) y manejo de negocios (Veca, Arrocera de Alba, etcétera).

El “yo no fui, fue Teté” exonera responsabilidad y caracteriza a la clase política. Viene a castigar de manera injusta, al igual que la leyenda, al que no merece castigo, es decir, los salvadoreños. La leyenda que los niños utilizan como método de selección aleatoria oculta la oscura historia de un crimen. Una pobre y joven mujer (Cúcara Mácara) quien fue usada como títere e injustamente inculpada nada más ni nada menos que por los autores intelectuales del crimen: “Tin Marín”, “Do Pingüé” y “Teté” Marín.

Estas organizaciones y movimientos de la sociedad civil deberían alejarse de las acusaciones y proponer soluciones. ¿Es tal la amnesia para realmente creer que todo estaba bien antes de los gobiernos del FMLN? ¿Y claramente creer que con el regreso al poder de ARENA todo va a estar bien?

La insólita y preelectorera campaña de ARENA admite que el país necesita avanzar y que está dando el primer paso para sacar adelante el país. La superación de los salvadoreños y los problemas del país no se resolverán con pasos mínimos o con solo mencionar conceptos filosóficos tales como libertad, esperanza, confianza o con hipotéticos crecimientos que supuestamente se darían únicamente si ARENA regresa al poder, como por arte de magia y sin la respectiva varita mágica.

En vez de confrontación y descalificación, es necesario ponerse de acuerdo e implementar políticas públicas efectivas para combatir las desigualdades económica y de oportunidades. Y también ejecutar una política fiscal, en su dimensión impositiva como en lo referido al gasto público que permita:

—Tener a futuro un país educado. Existen propuestas del Consejo Nacional de Educación (CONED) que ha identificado seis desafíos de la educación en El Salvador: seguridad en las escuelas, docencia de calidad, primera infancia, escolaridad universal, educación superior e infraestructura. ¿Podríamos concertar y apoyar algunas o la totalidad de estas propuestas y avanzar en esa dirección?

—Tener a futuro un país más seguro. Existen propuestas del Consejo Nacional de Seguridad Ciudadana y Convivencia (CNSCC) que ha identificado cinco ejes: prevención de la violencia, persecución penal, rehabilitación y reinserción, atención y protección de víctimas y fortalecimiento institucional. ¿Podríamos concertar y apoyar algunas o la totalidad de estas propuestas y avanzar en esa dirección?

—Tener a futuro un país con más oportunidades. Apoyando la ejecución del Plan de la Alianza para la Prosperidad del Triángulo Norte para fortalecer las instituciones y la transparencia, mejorar la seguridad y el acceso a la justicia, desarrollar el capital humano y dinamizar el sector productivo.

Dejemos el “yo no fui, fue Teté”, responsabilicémonos y emprendamos el camino de las acciones concretas para sacar adelante al país.

Tags:

  • frente
  • polarizacion
  • arena
  • sitramss
  • partido
  • crecimiento

Lee también

Comentarios