Lo más visto

Más de Opinión

Amor y paz para los próximos 25 años

Todos deseamos, ante todo, un nuevo año lleno de las gracias y de las bendiciones de Dios.
Enlace copiado
Amor y paz para los próximos 25 años

Amor y paz para los próximos 25 años

Amor y paz para los próximos 25 años

Amor y paz para los próximos 25 años

Enlace copiado


Recuerdo ser una niña pequeña cuando ocurrió la guerra de Vietnam y aparecieron los hippies con su maravillosa frase “paz y amor”, así como la música de los artistas populares de esa época, tales como The Beatles (que continúa deleitando a las nuevas generaciones). Ambas cosas me vienen a la mente estando a pocos días de la conmemorar del 25.º aniversario de la firma de los Acuerdos de Paz, hazaña por la cual El Salvador es admirado y estudiado como caso especial en los centros académicos y tanques de pensamiento más prestigiosos del mundo.

Deseo de todo corazón que quienes ahora somos actores activos en la participación ciudadana y política trabajemos juntos y con la gente para hacer de El Salvador un lugar mejor, en donde nuestros hijos prosperen y puedan formar sus propias familias con hogares llenos de amor y paz. Para esto creo que debemos trabajar en el perdón y la reconciliación, comenzando con nosotros mismos y luego con los que tenemos al lado.

En otro artículo me he referido a las ideas de John Kador (escritas en el Financial Times), autor del libro “Effective Apology”, quien señala cinco dimensiones para lograr pedir perdón y redimirse efectivamente (traducción libre de las letras en inglés): reconocer la mala acción (recognition); responsabilizarse personalmente (responsability); sincero arrepintiendo (remorse); recuperar confianza restituyendo de alguna forma (restitution); asegurarse que no se repetirá la mala acción (repetition).

El escritor nos alerta que muchas veces no logramos avanzar en reparar una relación con el prójimo agredido o afectado por nosotros porque nos quedamos cortos en el intento de rectificar y pedir perdón al echarle la culpa a las presiones del entorno propio. Creemos que por vivir en un ambiente violento e inseguro tenemos la excusa perfecta para decir que andamos estresados por la inseguridad o por la supuesta polarización que no permite dialogar. Luego de pedir disculpas claras por acciones concretas, el siguiente paso es ser claros en el plan de acción para recobrar la confianza perdida por el incumpliendo de promesas, engaño o infidelidad ocasionados con nuestro comportamiento con los afectados, ya sean votantes, colegas, familia, clientes, miembros del equipo de trabajo o seguidores.

Haciendo un paralelo con los Acuerdos de Paz, de los que todos deberíamos sentirnos orgullosos, me parece que ahora podríamos agradecer especialmente a quienes los hicieron posible, ya sea de forma directa y protagónica, como también ahora, 25 años después, buscan seguir siendo artesanos de paz y amor por el bien de El Salvador, ya que disfrutamos de una joven democracia gracias a su coraje, espíritu positivo y generosidad.

De todo corazón presento mis respetos a los firmantes de los Acuerdos de Paz, porque en ese momento quienes éramos jóvenes civiles durante el conflicto armado y no participamos ni decidimos su curso solamente podíamos dar el mejor esfuerzo para graduarnos de la universidad en medio de las balas. Luego vendría la búsqueda de empleo a pesar de la incertidumbre y formar nuestra familia con la esperanza de que pronto llegaría la sensatez a los dirigentes para detener el conflicto armado. Ya pasaron desde entonces 25 años y ahora queremos (al igual que los jóvenes) unirnos bajo una misma visión de nación (dejando posiciones ideológicas radicales) para que los próximos 25 años sean de amor y de paz.

Lee también

Comentarios