Lo más visto

Angustiada y violenta pero... ¿cuán sola?

El clima político se recalienta aún más en Argentina por la cercanía de las primarias del 11 de agosto, con vista a la nominación de los candidatos que se presentarán a las elecciones legislativas del 27 de octubre para la renovación parcial de las cámaras de Diputados y de Senadores. Estarán en juego 127 bancas de un total de 257 en diputados y 24 en un Senado compuesto por 72 miembros.
Enlace copiado
Angustiada y violenta pero... ¿cuán sola?

Angustiada y violenta pero... ¿cuán sola?

Enlace copiado
El resultado puede implicar un cambio en la integración de las cámaras donde el oficialismo kirchnerista es mayoría, lo que sería un duro golpe para la presidenta Cristina Fernández.

Si esta ratifica su preeminencia en el Congreso tendría asegurada su re-reelección, reforma legal mediante, e implicará mas presión y limitaciones para la libertad de prensa y nuevos empujes para someter y quitar independencia al Poder Judicial.

Este, hasta hoy, se ha salvado por una decisión de la Suprema Corte que declaró inconstitucional una reciente ley del kirchnerismo dirigida a politizar y hacer aún más dependiente del Ejecutivo a ese otro poder del Estado. En apariencia la presidenta no está en sus mejores momentos. Para Elisa “Lilita” Carrio, reconocida dirigente política de la oposición, precandidata a diputada para octubre y enemiga acérrima desde casi siempre de Cristina Fernández, la imagen de esta muestra a una mujer “encerrada, sola, oscura, angustiada y violenta”. Miriam Quiroga, quien fue secretaria privada y colaboradora del fallecido Néstor Kirchner, públicamente dijo que “no la ve bien” y muy sola que no escucha ni a sus asesores.

Hace pocas semanas se denunciaron diferentes actos de corrupción que tuvieron lugar durante la presidencia de Néstor Kirchner, que son motivo de escándalo en Argentina y al que no han podido frenar los esfuerzos de una élite intelectual privilegiada por el kirchnerismo ni los jueces y fiscales amigos que tiene en el Poder Judicial. Esto es importante por cuanto se afirma que Miriam Quiroga fue mucho mas que la secretaria privada de Kirchner, tras cuya muerte fue despedida como funcionaria por orden de Cristina. Sobre ese respecto –la relación sentimental– su evasiva respuesta es harto elocuente: “Es una cuestión muy personal. Tuve (con Néstor Kirchner) una relación de profundo afecto, confianza e intimidad por los años compartidos. Todo lo demás va a quedar en la memoria”.

Cristina no ignoraba nada de lo que hacía su marido, eventuales actos de corrupción incluidos.

¿Cómo afecta todo esto política y electoralmente al cristinismo o kirchnerismo? Esto es difícil de pronosticar. Todos hablan de su gran enriquecimiento personal, de sus continuos atentados contra derechos básicos, de su autoritarismo. Señalamientos ciertos, pero tan ciertos como que llegadas las elecciones el kirchnerismo se alza con el triunfo.

Puede que sea porque aún tiene “dinero en caja” para repartir, pero quizás sea más porque no tiene enfrente una oposición que haya logrado unirse. Esto es, que haya concretado en las formas, con la unidad, un mensaje a los votantes con una única prioridad, por sobre las ambiciones de poder y veleidades personales, que es la caída del kirchnerismo.

Mientras eso no pase, quizás no sea cierto que la presidente Cristina Kirchner esté tan sola. No es lo que hasta ahora han dicho las urnas.

Tags:

  • Danilo Arbilla
  • Cristina Fernandez
  • Argentina
  • kirchnerismo
  • Nestor Kirchner

Lee también

Comentarios